Amor y dedicación para afrontar el déficit de atención e hiperactividad

El 6,6% de los menores que se encuentran en la escuela en Castilla y León están afectados por el TDAH (Síndrome por Déficit de Atención con Hiperactividad). Entre un 75-80% de los casos tienen una base genética probada.

Hace escasas semanas la gimnasta estadounidense de 19 años Simone Biles, que deslumbró en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro logrando nada más y nada menos que cinco medallas (cuatro de ellas de oro), anunciaba a través de su cuenta de Twitter que padece el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

Trabajo más lento con una mayor probabilidad y tendencia al error, falta de atención a la hora de seguir las explicaciones del profesor durante la clase, más fallos debido a la desatención en ejercicios prácticos y exámenes son solo alguno de los problemas a los que tienen que hacer frente los niños que padecen este trastorno.

En 2003 surge en Valladolid AVATDAH (Asociación Vallisoletana de Afectados por el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperatividad), que como su propio presidente, José Luis Vaquero, explica nace para “reunir a las familias, prestarles apoyo, información, e intentar que lo lleven lo mejor posible”. Hacerles la vida  más sencilla ante un problema que está celebrando del 16 al 23 de octubre su “Semana Europea de Sensibilización sobre TDAH”, para hacer más visible una afección que cada vez afecta a un mayor número de menores.

Un problema serio desde la cuna

José Luis Vaquero, presidente de AVATDAH.
José Luis Vaquero, presidente de AVATDAH.

“El TDAH es un trastorno neurológico que afecta principalmente al lóbulo central del cerebro y se da en la primera edad de los niños”, afirma José Luis Vaquero que añade que este es un problema que “se empieza a percibir desde edades muy tempranas” y que se puede llegar a “diagnosticar a  los cinco años”.

En la actualidad, y según los datos del último estudio del Doctor Rodríguez Molinero y como apunta el presidente de AVATDAH “en Castilla y León un 6,6% de los jóvenes de entre tres y 18 años, se ven afectados por una patología que se comienza a percibir muy pronto”, por ciertas actitudes que convierten a estos niños en “hiperactivos, impulsivos e inatentos”.

“Si es hiperactivo o impulsivo juega con una cosa, la deja, se pone a jugar con otra, no acaba nada. Le hablas y no atiende. Le cuesta percibir las órdenes. Son cosas que vas viendo con el paso del tiempo. Con cuatro o cinco años se puede apreciar una sintomatología y es cuando te empiezas a preocupar”, asegura el máximo responsable de esta Asociación vallisoletana.

Atajarlo a tiempo, primordial

Cristina Velasco y Manuela García Pérez, secretaria y vicepresidenta de AVATDAH respectivamente.
Cristina Velasco y Manuela García Pérez, secretaria y vicepresidenta de AVATDAH respectivamente.

Uno de los aspectos fundamentales para paliar el trastorno pasa, como en la mayoría de las distintas enfermedades, por detectarlo a tiempo para “poner medios y comenzar con terapias de todo tipo para paliar la patología y para aplicar una serie de tratamientos multimodales”, que ayuden en la recuperación del pequeño.

Todo esto para, como asegura la secretaria de AVATDAH, Cristina Velasco, evitar uno de los problemas más graves que pueden derivar de este déficit de atención como es “el fracaso escolar que es lo que más pesa y con lo que la familia más sufre” por lo que “el docente en el aula debe conocer el Síndrome para evitar que los afectados acaben con problemas aún más graves”, lo que termina siendo tanto para el que carga con la patología como para los padres, los que más sufren por el mismo, algo sumamente doloroso.

Precisamente la familia tiene, en lo que al TDAH se refiere, una implicación directa destacada ya que como nos cuenta José Luis Vaquero “entre un 75-80% de los casos tienen una base genética probada” por lo que “el padecer este tipo de trastorno viene heredado y de serie”, aumentando las probabilidades en el hijo cuyo padre ha sido afectado por el mismo.

AVATDAH, un trabajo incansable

AVATDAH, en Valladolid.
AVATDAH, en Valladolid.

En 2003 nace en Valladolid AVATDAH, una Asociación compuesta en la actualidad por “155 familias y por la que han pasado hasta 450” cuyo objetivo es el de  reunir a estas familias para prestarles apoyo, información e intentar que lo lleven lo mejor posible buscando que sus hijos acudan a la Asociación para que se relacionen con otros chicos con el mismo problema”.

“Buscamos que asistan a charlas, a talleres, solemos hacer siempre actividades con niños, siempre dentro de lo que podemos organizar. Ahora tenemos un taller de ajedrez que viene muy bien para la concentración de los niños porque tienes que estar pensando la jugada continuamente, idear una estrategia constante”, asegura Vaquero.

Además también se llevan a cabo “talleres para padres”. La Asociación prepara una “tertulia con café y conferencias de diversos ponentes que han estado en la Asociación”, para que tras la presentación “se debatan los contenidos de dicha ponencia”.

Todo ello para fomentar una “vida de lo más normal”, la que deben llevar estos menores que encuentran en la “falta de concentración su mayor problema”, como apunta Manuela García, vicepresidenta de la Asociación, ya que “no focalizan sus cinco sentidos en un aspecto determinado” porque les cuesta captar lo “más importante de lo que no lo es tanto”.

Una semana para decir “Aquí estamos”

Del 16 al 23 de octubre se está desarrollando la Semana Europea de Sensibilización sobre el TDAH con multitud de actos que se llevan a cabo en todo el mundo pero que cobran una especial relevancia en Europa Occidental y con los que se busca crear un manifiesto para “difundir la sensibilización por el TDAH y las reivindicaciones que se piden” tanto a corto como a largo plazo.

Actos, conferencias, charlas, por parte de las diversas Asociaciones y durante esta semana que buscan, como asegura José Luis Vaquero, “que en los colegios, los chicos y chicas que padecen TDAH, estén mejor atendidos” o como afirma Cristina Velasco “que haya más tolerancia”.

Todo para tratar de encontrar una solución que pasa por una mayor implicación de la Administración con un papel más comprometido de las consejerías de Educación y Sanidad para hacer que estos niños, olvidados en algunos casos e incomprendidos en otros, adopten el mismo rol y tengan el mismo papel que otros jóvenes de su edad, pese a padecer un Síndrome por Déficit de Atención e Hiperactividad que les afecta directamente y que hace que sus vidas sean sumamente complicadas desde pequeñitos.

No hay comentarios

Dejar respuesta