La procesión del Mandato hace brillar de pasión a Rioseco

Multitudinario desfile penitencial en este Jueves Santo para una Semana Santa que cada año congrega a más personas en la localidad vallisoletana

“Tres jueves hay al año que relucen más que el sol”. El dicho popular volvió a servir para este Jueves Santo en Medina de Rioseco, en donde, tras varios años sin salir a la calle, la procesión del Mandato y la Pasión ha recorrido las calles del municipio vallisoletano por segundo año consecutivo.

Y es que el sol fue el testigo de excepción para uno de los desfiles más importantes de una semana de pasión que ultima sus pasos para ser Bien de Interés Cultural con carácter inmaterial, lo que dice mucho de la relevancia y pasión ferviente con la que se viven estos días en Rioseco.

Pasaban las 19.30 horas cuando el paso de ‘La oración del huerto’ salía por la puerta de la iglesia de Santiago Apóstol, ante la atenta mirada de la multitud congregada en la plaza y que también pobló las calles del pueblo. Los aplausos, los llantos de emoción y las sonrisas se mezclaban con la música de la banda. Movimientos suaves, cadenciosos y sentidos que representaban la pasión de Cristo desde su oración en el huerto hasta su crucifixión y la atenta mirada de su madre, la Virgen de la Cruz.

El angosto camino de la Rúa Mayor, donde el sentimiento se estrecha y se puede palpar con las yemas, precedió al paso de las imágenes de madera policromada por la imponente fachada de la iglesia de Santa Cruz.

Un camino hasta que se produjo la majestuosa rodillada pasada la Plaza Mayor, donde los pasos hacen una genuflexión ante la Virgen de la Cruz. Así, en adoración, hasta regresar a la iglesia de Santiago Apóstol y vivir otro de los momentos más emocionantes de la Semana Santa de Rioseco: el canto de la Salve.

Un final con broche de oro para una procesión que ha relucido y ha hecho brillar con luz propia a un pueblo de Rioseco enaltecido por los imponentes pasos que recorren sus calles y los miles de ojos que con emoción y sentimiento en ellos se posan.

No hay comentarios

Dejar respuesta