Carlos Amigo: “La Semana Santa de Medina de Rioseco es indescriptible”

El cardenal arzobispo emérito de Sevilla destaca que la Pasión riosecana es “parte del carácter, de la identidad de la localidad y de sus vecinos”

Carlos Amigo durante su intervención en el Hotel Ritz.

La Semana Santa de Medina de Rioseco ha vivido este jueves en Madrid una espectacular puesta de largo, con el acto organizado por Nueva Economía Forum en el Hotel Ritz de Madrid. El cardenal arzobispo emérito de Sevilla, Carlos Amigo, principal ponente del evento, ha destacado que la Pasión de la localidad “es indescriptible, no es conocimiento, es vida, y la vida no se comprende, se vive”.

Con la ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, como presentadora del acto ante numerosas personalidades de la vida política y económica de Valladolid y Madrid, Carlos Amigo ha animado a los más de doscientos asistentes a que “salgan a las calles de Rioseco durante la Semana Santa, que aprendan de los valores religiosos y cristianos, de una buena forma de vida familiar”.

El cardenal arzobispo de Sevilla ha incidido también en el impacto que tiene la Semana Santa para la vida de Medina de Rioseco, localidad de la que es natural, “porque se ha convertido en parte del carácter y de la identidad de los riosecanos, en una característica esencial de la ciudad”.

Amigo también ha reclamado que se mantenga la “autenticidad” de la Semana Santa. “Tenemos el vino, no lo convirtamos en agua, no hagamos el antimilagro”, ha afirmado en relación al riesgo que corren estas celebraciones de convertirse en más eventos turísticos que religiosos.

Cabalgatas y familia

Después de todas las intervenciones, Carlos Amigo ha respondido a algunas preguntas de los asistentes, que han repasado con él infinidad de cuestiones, desde la crisis de los refugiados hasta las relaciones entre la Iglesia y el Estado.

En respuesta a los cambios que se produjeron en alguna de las cabalgatas de reyes el pasado mes de enero, como Madrid y Valencia, con menos presencia religiosa, Amigo ha reclamado “que cada uno haga su oficio y respete el de los demás; las cabalgas o son de los reyes o no son cabalgatas”.

Con respuestas cortas y concisas, Amigo también se ha referido a las relaciones entre la Iglesia y el Estado y ha afirmado que “son muy buenas y seguirán así en la medida en que ninguna de las partes intente ingerir donde no le corresponde”.

Las palabras más duras del cardenal han sido para la crisis que están sufriendo cientos de miles de refugiados que se encuentran cerradas las puertas de Europa. “Voy a decir lo que dijo el Papa Francisco cuando estuvo en Lesbos, esto es una vergüenza”.

No hay comentarios

Dejar respuesta