Las mujeres, el oxígeno que hace latir el corazón del medio rural

La Diputación celebra este sábado el Día de la Provincia en un acto en el Teatro Zorrilla donde el acento lo pondrán las 39 alcaldesas de los municipios de Valladolid, cuya labor será reconocida

Acto del Día de la Provincia de 2015.

No hace falta ser muy avispado -tan solo tener dos dedos de frente- para darse cuenta de los mimbres férreos que la mujer le proporciona a la estructura de esta sociedad que hemos construido a lo largo de la historia. Un peso sobre sus espaldas que no se corresponde con los derechos a los que históricamente ha tenido acceso, siempre en la sombra y bajo el yugo del dominio masculino.

A pesar de que en los últimos tiempos la conciencia de equidad está mucho más arraigada, sobre todo desde las instituciones públicas, lo cierto es que “sólo” las cifras de mujeres asesinadas a manos de sus compañeros sentimentales nos gritan que la herida sangra más que nunca.

Uno de los primeros indicios que se suelen buscar para pulsar lo avanzado de una sociedad en igualdad de oportunidades y derechos es el que apunta la mirada hacia los puestos importantes de las empresas privadas o las instituciones públicas. Afortunadamente cada vez son más las mujeres que tienen responsabilidades en áreas de relevancia, y la provincia de Valladolid va dando pasos en esa dirección, con 39 alcaldesas. Un número todavía demasiado pobre para los 225 municipios de Valladolid y que ha bajado con respecto a la legislatura anterior, cuando había 44 primeras ediles.

La Diputación de Valladolid ha querido premiar el trabajo incansable de estas 39 mujeres, las cuales representan a las decenas de miles de mujeres que pueblan nuestras villas. Así, durante el acto de celebración del Día de la Provincia, que se lleva a cabo este sábado en el Teatro Zorrilla, se realizará un homenaje a las alcaldesas de la provincia de Valladolid.

Reconocimiento al trabajo

Un agradecimiento que para Teresa López, alcaldesa socialista de Medina del Campo, es “necesario” como manera de visualizar que “estamos ahí y estamos tan capacitadas como ellos”, ya que “somos auténtica minoría”. Una idea que también defiende Virginia Hernández, alcaldesa de Toma la Palabra en San Pelayo, quien considera este acto como un honor porque “realizamos un duro trabajo” en un medio rural que “está muy masculinizado”.

Con el mismo grado de satisfacción lo recibirán las ‘populares’ Henar González, alcaldesa de la Pedraja de Portillo, o Natividad Casares, regidora de Torrelobatón, quien considera que es un acto de reconocimiento a todas las mujeres rurales, de las que ella se considera “una más”. Por su parte, la socialista Pilar Fernández, alcaldesa de Cigales, cree que “todo reconocimiento es agradable porque es la muestra de que alguien está poniendo en valor el trabajo que se hace a diario por los vecinos”.

Pero, a pesar de que este acto que pone en relieve el trabajo de las mujeres en las instituciones de la provincia es bien recibido, Teresa López reconoce que desea que llegue el día que estos agradecimientos no sean necesarios. “Pido que llegue el día en el que se deje de reconocer a la mujer en sus tareas porque se viva en la normalidad, como se vive cualquier ejercicio de su profesión por parte de un hombre”.

El motor del medio rural

Actualmente, la Diputación de Valladolid lucha para lograr la plena integración femenina con el V Plan de Igualdad de Oportunidades y Contra la Violencia de Género, que tiene vigencia hasta 2020 y el año pasado llegó a 4.869 personas de manera directa a través de 80 actuaciones, lo que supone el 54% de las 148 previstas.

Para Virginia Hernández esta área de Igualdad “es una de las que mejor funciona” dentro de la institución provincial, la cual verá incrementada su partida en los presupuestos de 2017. Una valoración positiva que también comparte la alcaldesa de la Pedraja, al considerar que la mujer es el “motor del medio rural, así que si ayudamos a las mujeres también ayudamos a asentar población”.

Idea que comparte Casares, quien entiende que la que “mantiene población es la mujer, las que seguimos en el pueblo somos las que hacemos que la despoblación frene”. A pesar de todo, “queda mucho trabajo por hacer”, como afirma Pilar Fernández, ya que “la involución de la sociedad es palpable en todos los ámbitos”.

Por su parte, Teresa López reconoce que “todo lo que se aporte es necesario pero nunca es suficiente”, al tiempo que se queja de los recortes de derechos sufridos a raíz de la crisis. Una implicación que la alcaldesa de San Pelayo también cree que ha de ser mayor.

“Creo que la Junta tendría que apoyar más y, además, habría que invertir mucho más en la lucha contra la violencia de género a nivel estatal porque no hay derecho a que a estas alturas de 2016 vayamos casi por 100 mujeres asesinadas”. Un duro dato que deja a la postre la lectura de que todo trabajo es poco para seguir luchando contra la violencia de género.

No hay comentarios

Dejar respuesta