Asociación Vecinal La Calle logra avances con el agua en Laguna

Las movilizaciones y protestas organizadas por el colectivo vecinal en los últimos meses comienzan a conseguir cambios y una negociación abierta con el Ayuntamiento

Manifestación en Laguna contra el tasazo del agua.

La Asociación Vecinal La Calle, de Laguna de Duero, ha logrado los primeros cambios en el ‘tasazo’ del agua y el precio de las piscinas, que motivó la manifestación del 3 de julio en el municipio. El lunes el colectivo envió las propuestas vecinales al Ayuntamiento para que se analizaran en la Comisión de Hacienda y se tuvieren en cuenta, antes de pasar al formato alegaciones tras el pleno del viernes 28.

Esta Asociación, miembro de la Federación Provincial de Asociaciones de vecinos y Consumidores Antonio Machado, valora estos cambios como positivos pero muy insuficientes para lograr una fiscalidad justa. En el agua se establecen cuatro tramos incorporando uno primero más reducido de hasta 30m3, un segundo tramo hasta 45m3, el tercero de 46 a 60 m3 y uno final de más de 60m3 al trimestre.

A su vez por primera vez vinculan saneamiento y depuración a los tramos de consumo y no tarifas lineales. La mayoría de la población de Laguna se halla en los dos primeros tramos según fuentes municipales. Analizando las propuestas del gobierno municipal, La Calle ha comprobado los costes que pagaran los vecinos con muy ligeras bajadas en los cánones fijos entre 12 y 20 céntimos en abastecimiento y alcantarillado, manteniendo el de depuración igual.

El coste por metro cúbico sigue siendo mucho más elevado para consumos pequeños que para grandes consumos, lo cual no beneficia un uso responsable del agua. Así con estos ligeros cambios un consumo por trimestre, en 10m3 supondría 2,14m3 cada m3 en la factura real, en 30m3 consumidos, se pagaría a razón de 1,32 euros el m3, 50m3 consumidos le supondría un coste de 1,27 euros el m3 en la factura final, algo que para 65m3 consumido alcanzaría 1,20 euros cada m3 y para 100m3 un  coste final de 1,43 el m3.

La factura trimestral que recibiría un vecino con 10m3 de agua consumido ascenderá a 21,40 euros, lo que supone 85,58 euros anuales con una rebaja de 7,78 euros anuales. La factura trimestral de un consumo de 35m3 sería de 45,16 euros trimestrales, es decir, 180,62 euros anuales y una rebaja de 16,69 euros anuales.

Con 65m3 de consumo el recibo trimestral se situaría en 78,05 euros, con 312,18 euros anuales y una rebaja de 30,12 euros al año. En los 100m3, la factura trimestral alcanzaría los 143,50 euros con un coste de 573,98 euros anuales y una subida de 11,61 euros. Estos precios aún muy injustos con los pequeños consumidores y benévolos con los grandes consumos son efectos de los costes fijos que son en cada recibo trimestral más de 11 euros.

Lo llamativo son las bonificaciones fiscales que no se aplicaran a bajas rentas sino a los grandes consumidores y para alguna empresa concreta. No acaba de justificarse como se hacen bonificaciones a medida, según la asociación. Lo  mismo ocurre con el precio de la piscina que baja 1 euro la entrada individual, admiten la creación e bonos por baños, pero el abono sigue siendo muy caro.

No hay comentarios

Dejar respuesta