La provincia de Valladolid, comprometida con la justicia global y la pobreza cero

Resolución institucional aprobada en la Diputación provincial

El pleno ordinario de la Diputación de Valladolid ha aprobado este miércoles una resolución para declarar a la provincia como entorno comprometido con la justicia global, respetando los derechos humanos, así como la potenciación de la solidaridad entre los vecinos y las vecinas, dando valor a una educación para la ciudadanía global.

Esta resolución, presentada por el conjunto de los grupos provinciales de la institución provincial -PP, PSOE, Toma la Palabra, Sí Se Puede y Ciudadanos-, se acordó en la Junta de Portavoces y ha sido defendida por Héctor Gallego, portavoz de Sí Se Puede.

Gallego ha destacado que la pobreza es cada vez “más extrema, intensa y crónica”, lo que urge a cambiar un sistema que “genera riqueza para el 1% de la población mundial”. Esta acumulación de riqueza genera “pobreza en muchas personas y países” y hace aumentar las desigualdades.

Asimismo, ha afirmado que hay soluciones “reales y factibles” que se poyan en la solidaridad ciudadana y en el “apoyo mutuo” para atajar desigualdades y frenar el incremento de la pobreza. Una pobreza que es global y multidisciplinar como infantil, energética o laboral. Además se requiere de un “cambio de paradigma” en el modelo de crecimiento.

Problemas como la insostenibilidad con el cambio climático, la desigualdad económica y de género, o la migración de las personas de países con conflicto armado o natural, requieren una lucha global por el cumplimiento de los Derechos Humanos para lograr un mundo más equitativo y justo.

Por todo ello, se ha declarado a la provincia de Valladolid como comprometida ante la justicia global en cuanto a que respeta los Derechos Humanos, algo que manifiesta sumándose institucionalmente a la celebración del Día Internacional contra la Pobreza, que se celebra el 17 de octubre, así como sus manifestaciones públicas en las campañas de “pobreza cero”.

Por último, con esta resolución de potenciará la ayuda solidaria de los vecinos para que la cooperación para el desarrollo sea una política social pública que se incremente progresivamente. Por ello, se incrementará en los presupuestos las ayudas a este efecto para dar valor a la educación para la ciudadanía global como principal herramienta de solidaridad entre vecinos.

No hay comentarios

Dejar respuesta