Impulso para que jóvenes realicen prácticas y vivan en la provincia

Ciudadanos ha logrado que se apruebe su propuesta en la Diputación de Valladolid, con claras reticencias de Toma la Palabra

Pilar Vicente, diputada provincial de Ciudadanos.

El entorno rural se muere mientras las ciudades siguen centrando el grueso de una población que cada vez más huye en busca de oportunidades en entornos urbanos. Una situación que se ha de comenzar a revertir con la apuesta por los jóvenes. Para luchar contra esta huida de población joven, la Diputación de Valladolid establecerá una partida presupuestaria para la creación de 40 becas de prácticas en empresas de al menos seis meses de duración para recién titulados. Además de duplicar el importe de las subvenciones a jóvenes para ayudar en el pago del alquiler de vivienda en municipios de menos de 20.000 habitantes.

Dos medidas aprobadas este viernes en el pleno de la institución provincial a propuesta de Pilar Vicente, diputada del grupo provincial Ciudadanos, no sin las reticencias del portavoz de Toma la Palabra Salvador Arpa.

Vicente ha defendido esta propuesta ante el “futuro desesperanzador” para unos jóvenes que en España tienen una tasa de desempleo del 39,6%, lo que significa que “tenemos la generación más preparada pero no se les están procurando oportunidades laborales”.

Por otro lado, la portavoz de Ciudadanos ha reflejado la tardía emancipación de un colectivo que ante la falta de ayudas y oportunidades huye de la provincia hacia las ciudades. A este respecto, Vicente ha señalado que “es importante que las instituciones despierten” para que les proporcionen un “futuro de posibilidades”.

Salvador Arpa ha sido el más reticente a las ideas expuestas por Pilar Vicente y ha comenzado su turno expositivo dejando de manifiesto su mezcla de “enfado, resignación y fuerte pesar” al ver estas propuestas como una manera de ver la situación económica actual como “destino irremediable” y al “trabajo en precario” como la solución de los problemas.

Por un lado, Arpa ha afirmado que las prácticas en empresas son utilizadas suponen “mano de obra fácil y barata” para unas empresas que hacen un “negocio redondo utilizando a los jóvenes para puestos de trabajo que nunca existirán”, porque se realizan a base de rotación continuada de becarios. Por ello ha afirmado que esa línea de becas supone que la institución provincial “financie mini salarios para empresas que se lucran”.

En la cuestión del aumento de ayudas al pago del alquiler, el diputado de Toma la Palabra ha afirmado que no es cuestión de subir la cuantía sino de que se concentren en los que de verdad lo necesitan en vez de quedarse en el entorno periurbano. “Si seguimos apostando por el alquiler de viviendas en los mismos términos beneficiaremos siempre a los mismos municipios, en vez de ir a los de menos de 2.000 habitantes”.

Héctor Gallego, de Sí Se Puede, que se ha abstenido en la votación, ha reflejado que el futuro rural pasa por un “desarrollo local y sostenible y por generar oportunidad de empleo y vivienda” para los jóvenes. “Cada vez somos menos, más pobres y más viejos”, ha criticado.

Por su parte, la diputada socialista Virginia Almanza ha pedido “propuestas responsables y conscientes”, por lo que le ha lanzado a Vicente la pregunta de “por qué solo 40 becas o duplicar las ayudas”. Así, le ha pedido que realice una enmienda presupuestaria para ver cómo y con cuánto dinero se crean esas becas.

Desde la bancada del PP, el diputado Conrado Íscar ha visto con buenos ojos estas medidas no sin antes dejar claro que la ayuda para el pago de alquileres es suficiente con 111.000 euros en el 2015.

No hay comentarios

Dejar respuesta