Seis meses de formación para 36 desempleados del Barrio España

Gracias al Programa Mixto de Formación y Empleo del Ayuntamiento de Valladolid con un coste total de 265.000 euros

Rafi Romero (segunda por la izquierda) junto a miembros de Entrevecinos.

El Ayuntamiento de Valladolid ha puesto en marcha el Programa Mixto de Formación y Empleo ‘Barrio España’ a través del cual se dará formación a 36 personas desempleadas en riesgo de exclusión durante seis meses en materias como albañilería, carpintería o fontanería con un coste total de 265.000 euros y con el objetivo de rehabilitar el equipamiento comunitario de la zona.

Según ha explicado la concejal de Servicios Sociales, Rafaela Romero, en la presentación del Programa Mixto de Formación y Empleo ‘Barrio España’, se busca unir dos objetivos prioritarios como son la atención a las zonas con población más vulnerable con los programas de formación y empleo.

En el caso concreto de Barrio España, se formará en materias como albañilería, carpintería, fontanería, restauración de edificios y se aplicará en la rehabilitación de unas instalaciones municipales para uso comunitario por parte del movimiento asociativo de esta zona, un antiguo equipamiento deportivo ubicado en Barrio España y que no tenía uso.

“Estamos especialmente satisfechos con la posibilidad de realización de este Programa que nos ayudará a reforzar los equipamientos sociales del barrio, un barrio activo y con iniciativas dirigidas a la población con mayores necesidades”, ha comentado Romero.

Según han informado fuentes consistoriales, el Ayuntamiento de Valladolid puso en marcha también el pasado 2 de noviembre los programas mixtos para el curso 2016-2017 sobre atención socio-sanitaria, “Valladolid Social” y otro de carpintería.

La característica de estos programas formativos es que se alterna el aprendizaje con la realización de un trabajo remunerado. En este caso, las personas participantes tienen la consideración de trabajadores que realizan un trabajo efectivo a través de la ejecución de obras o servicios de utilidad pública e interés social alternando con la formación teórica para facilitar la adquisición de las competencias profesionales relacionadas con dichas obras o servicios con objeto de favorecer la inserción laboral.

“Permiten, por tanto, compatibilizar la formación con la práctica profesional en el puesto de trabajo a través de un contrato laboral en formación”, han destacado las mismas fuentes municipales.

Desde el inicio de la acción formativa, los participantes tienen un contrato de trabajo bajo la modalidad contractual de formación y aprendizaje y realizan una jornada laboral de 37 horas y media semanales, distribuidas en un 50 por ciento del tiempo de trabajo efectivo y un 50 por ciento de formación teórica y teórico-práctica.

No hay comentarios

Dejar respuesta