La huella perenne del Esgueva en pleno centro de Valladolid

Los restos arqueológicos encontrados en el solar de Bajada de la Libertad se enfrentan a un largo proceso para dictaminar su modo de pervivencia

Son escasos los lugares del centro de Valladolid que quedan sin urbanizar, pero todavía los hay -aunque tengan las horas contadas- y algunos esconden secretos de una vida pasada. Es el caso del solar de la calle Bajada de la Libertad, situado en los números 15 y 17 y que esconde restos arquitectónicos que reflejan el paso del cauce del Esgueva por lo que hoy supone el centro de Valladolid.

El concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, ha visitado este miércoles las excavaciones, en las que se prevé construir un bloque de cuatro alturas con capacidad para 16 viviendas. Pero antes hay que dilucidar qué se hará y cómo se integrara en este proyecto los restos arqueológicos descubiertos: el llamado Puente de las Carnicerías y la bóveda de cubrición de la Esgueva.

restos-arqueologicos-bajada-de-la-libertad-valladolid-saravia-3“Para pasar a la ejecución del proyecto hay que ver cómo se actúa con los restos que están presentes”, ha asegurado el edil, quien ha remarcado que se trata de unos remanentes “muy interesantes”. La Comisión Territorial de Patrimonio Cultural ya dictaminó el pasado 13 de octubre que los restos habría que conservarlos.

Saravia ha asegurado que el siguiente paso es ver de qué manera se conservan y cómo se puede adecuar al proyecto básico de edificación para que no se vean afectados ni este ni los restos. “Hay un evidente interés de conservación y de darle un trato coherente semejante al de otras actuaciones, pero también tenemos que respetar los intereses de la promoción, que también son legítimos”, ha afirmado el concejal de Toma la Palabra. Para Saravia se trata de dos elementos “de gran valor” a los integrar y dar respuesta será “muy complicado”.

Estos restos arqueológicos del paso del Esgueva deberán ser mantenidos y costeados por los propietarios del solar y a buen seguro, “salvo excepciones”, se respetará su logar de origen y no serán trasladado a otro.

Otro de los problemas que surgen es encontrar la manera de hacer estos restos visitables para la ciudadanía. “Forma parte de las premisas para buscar una solución la idea de que se puedan contemplar los restos en relación al entorno con el que se encontraban”, ha relatado Manuel Saravia.

Todas estas vicisitudes harán que el proyecto para erigir ese bloque de 16 viviendas se retrase hasta la solución total de los problemas, toda vez que la Comisión Territorial de Patrimonio dé el visto bueno a esa adecuación de intereses entre edificación y patrimonio histórico.

No hay comentarios

Dejar respuesta