El CPLV arranca la Copa con el gesto torcido

El cuadro masculino empató contra Rubi y las Panteras hicieron lo propio ante Tsunamis

Una acción del encuentro entre las Panteras y Tsunamis./ Nuria Mongil.

Comienzo malo, aunque pudo haber sido peor, para los dos equipos del CPLV que disputan la Copa del Rey y de la Reina hasta el domingo en Sant Andreu. Tanto el cuadro masculino como el femenino sumaron un punto gracias a sus igualadas (2-2) ante Rubí, en el caso masculino y con mucha polémica; y Barcelona Tsunamis, el femenino. Ahora ambos están obligados a ganar sus dos partidos de la fase de grupos para estar presentes en las semifinales del domingo.

El equipo masculino, el CPLV San Gregorio, volvió a toparse con el Rubí. En esta ocasión de forma aún más dolorosa y con polémica, ya que después de tener el encuentro controlado, con un 2-0 a su favor, los catalanes lograron en los últimos 3 minutos empatar, mandando el encuentro a la prórroga.

En ella, casi en la primera jugada, anotar el definitivo 2-3, gol que los colegiados dieron 15 segundos después. El conjunto de Nathan Sigmund jugó un encuentro muy serio en una pista en la que es complicado jugar por sus reducidas dimensiones. Mario Díez, en sendas acciones en la segunda parte aliado con Guille Jiménez, hizo dos tantos que casi dejaban finiquitado el encuentro. Sobre todo porque el segundo llegaba a cinco minutos para el final.

Pero la lesión de Jeff Perry, con un golpe en el coxis, y un gol Eduard Requena dos minutos después dieron vida a los catalanes, que empataron, arriesgando con portero-jugador, a 14 segundos para el pitido final.

El golpe moral lo pagó el CPLV San Gregorio, que nada más comenzar la prórroga vio cómo la pareja arbitral daba gol en un lanzamiento de Requena que previsiblemente salió fuera (15 segundos después, al ver la red rota, concedieron el tanto). El club está estudiando realizar una protesta formal.

El segundo encuentro será este viernes, a las 11.45 horas, contra Castellbisbal, mientras que el tercero será el sábado (9.00 horas) ante los anfitriones de Sant Andreu. El CPLV necesita ganar los dos partidos para alcanzar las semifinales.

Mientras que las Panteras también se quedaron con un solo punto en su debut, tras empatar de la misma manera ante el Barcelona Tsunamis (2-2) y perder en la tanda de penaltis. En un encuentro muy igualado, las vallisoletanas se pusieron por delante gracias al acierto de Verónica Ibáñez a pase de Paula Prado.

Ambos conjuntos se conocen de sobra tras medirse en las semifinales de la Liga, aunque, al igual que al conjunto masculino, las dimensiones de la pista del Sant Andreu no benefician a las de Ángel Ruiz. Antes del descanso, las catalanas lograron poner el 1-1 por medio de Laia Jornet. Tras el intermedio, Julia Fouz aprovechó la primera superioridad del CPLV para colocar el 1-2 pero María Ballester igualó de nuevo la contienda a 8 minutos para el final.

Pese a los intentos de las pucelanas, el 2-2 ya no se alteró. Con un punto para cada equipo se llegó a la prórroga y luego a los penaltis. En ellos, Tsunamis acertó con los dos últimos, por solo uno de las vallisoletanas (Lucía Ruiz). Ahora, las Panteras tendrán que ganar mañana viernes a Jujol (10.15 horas) y a Ciutat de Vila-Real (18.30 horas) para meterse en semifinales.

No hay comentarios

Dejar respuesta