El Real Valladolid reacciona y remonta en Alcorcón

Los de Paco Herrera comenzaron perdiendo pero lograron dar la vuelta al partido y vencer por 1-2

Juan Villar en una acción del partido (Foto: La Liga).

Dos goles de Juan Villar han permitido al Real Valladolid volver a sumar los tres puntos después de remontar en Alcorcón un partido que los de Paco Herrera habían vuelto a comenzar perdiendo. Con esta victoria, el pucela se sitúa con 42 puntos, a dos del playoff de ascenso.

El partido comenzó con el Real Valladolid tratando de acoplarse a un nuevo sistema de tres centrales, con Álex Pérez, Guitián y Rafa, de derecha a izquierda, con Moyano y Balbi en los carriles, Jordán, André Leao y Míchel en el centro del campo, y Jose y Juan Villar en el ataque. Y mientras los futbolistas trataban de encontrar su stio, agobiados por una presión alta del Alcorcón, encajó el tanto en el minuto 9 en un córner, rematado sin oposición por David Navarro en un área plagada de futbolistas.

Pero el pucela se rehízo bien. Poco a poco fue encontrándose más cómodo en un campo poco dado a las florituras y más propicio a la lucha en el cuerpo a cuerpo. Ahí no le perdió la cara al partido el pucela y asentó las bases de una victoria difícil y valiosa. Se fajó en los balones divididos y encontró espacios donde no los había.

Juan Villar, el hombre del partido, avisó al cuarto de hora de juego por dónde podía llegar el peligro del pucela. Su disparo cruzado lo atajó Dimitrovic. Pero a la media hora de juego la combinación fue más precisa y letal. El contraataque fue perfecto y Jordán vio la entrada de Juan Villar por la derecha, completamente desmarcado, y el onubense ajustó el disparo al palo para empatar.

Metido en el juego con la intensidad que requería y con la dosis de tranquilidad del empate, el Real Valladolid superó al Alcorcón hasta el descanso y culminó una primera parte notable con una nueva llegada de Juan Villar, arrollado por Owona cuando iba a fusilar a Dimitrovic. El propio Juan Villar transformó la pena máxima para poner el 1-2.

En la segunda parte al Pucela le pudo el miedo a perder. Cedió terreno y esperó en su campo la propuesta del Alcorcón, que lo intentó una y otra vez, pero sin imponerse nunca al entramado defensivo blanquivioleta. Ni siquiera a balón parado dio la impresión de atosigar tanto para llamar a la puerta del gol. El Alcorcón no tuvo su día.

Le pudo costar caro al Real Valladolid el meterse tan atrás y no aprovechar ninguna escapada para matar el encuentro con el tercer gol (Dimitrovic tuvo que salir a los pies de Juan Villar y Míchel tuvo un mano a mano que le sacó también el portero, ambas ocasiones, seguidas, a la hora de juego), pero el Alcorcón estuvo muy espeso en los metros finales y no sacó ningún rédito del recurso de los centros laterales.

No hay comentarios

Dejar respuesta