La Real Sociedad sentencia la eliminatoria ante un serio Valladolid

Los hombres de Eusebio se llevaron el partido (1-3) de ida de los dieciseisavos de final dela Copa del Rey contra un conjunto pucelano que gozó de buenas oportunidades y al que le condenaron los fallos

El Real Valladolid ya sabía de antemano que tenía ante sí un hueso duro de roer. La Real Sociedad llegó a Pucela como uno de los conjuntos que mejor juego realiza en la Primera División y Eusebio demostró que no volvía a casa a jugar una pachanga. El de La Seca puso en liza su once de gala, mientras que Paco Herrera compuso una alineación plagada de hombres de la segunda línea.

En los primeros minutos ya se vieron esas claves que caracterizan el juego de los donostiarras: control del esférico, con Illarra y Zurutuza como hombres clave, movimiento constante y un ataque muy peligroso. Ese dominio del juego se tradujo en un gol con un saque de esquina botado por Vela que Íñigo Martínez remató en el área pequeña después de un rechace que le dejó el cuero para rematar plácidamente.

Era solo el minuto siete y el Real Valladolid ya se veía por debajo en un marcador que podría pesarle como una losa desde tan tempranos compases, pero los albivioletas no se amilanaron y tan solo seis minutos después reestablecieron la igualdad.

Fue una jugada en la que Sergio Marcos se descolgó bien entre líneas para dar un pase a la espalda de Íñigo Martínez al desmarque de Mata. El ‘9’ demostró que también tiene velocidad y consiguió plantarse ante Rulli, quien derribó al delantero pucelano cometiendo penalti. Pena máxima que él mismo convirtió para poner el 1-1.

Un gol que casi hace por partida doble tan solo tres minutos después con un balón que estrelló en el larguero tras recibir otro pase de Sergio Marcos y revolverse. Con ese gol a favor en campo contrario, la Real Sociedad no se empleó a fondo y eso lo supo ver el Real Valladolid. Los pucelanos comenzaron a tener más oportunidades pero Vela a punto estuvo de volver a voltear el marcador, pero al delantero mexicano le señalaron fuera de juego. Mismo resultado que a Villar, que también vio puerta pero el gol no subió al marcador.

Los de Herrera estaban bien plantados en el césped, utilizando bien todo el ancho del campo para entrar por las bandas, ya sea desde segunda línea o aprovechando alguna contra. Así llegó otra oportunidad para  Mata. El madrileño recogió el cuero en la banda derecha y fue buscando posición interior de tiro. El disparo, raso y fuerte, se fue rozando el palo derecho del portero argentino txuriurdin.

Jaime Mata estaba siendo el hombre más peligroso de los locales y a punto estuvo de llevarse un balón dividido dentro del área pero Raúl Navas se adelantó al servicio de Villar. Fruto de ese empuje, a Jordán le anularon otro gol por rematar en posición adelantada un servicio de Ángel desde la izquierda.

La sentencia

Tras el descanso el juego estuvo menos volcado en las áreas y con mucho más peso en la parcela central del verde del José Zorrilla. Las revoluciones de los de Herrera bajaron un punto de intensidad para ganar en orden. Uno de los factores que estaba utilizando muy bien el Valladolid era la presión en la salida de los de Eusebio, siempre encimados por jugadores blanquivioletas.

Pero de nuevo fue la Real Sociedad quien se puso por delante en el minuto 62 al aprovechar uno de los pocos errores pucelanos. El canterano Anuar hizo una mala entrega en la salida del esférico desde atrás y Zurutuza recogió el cuero para darle un balón medido a Luismi. El menudo y hábil atacante de la Real se plantó ante Pau Torres y definió al palo largo con clase.

Se puede decir que al equipo de Eusebio le llovió ese gol como caído del cielo, ya que se estaba empleando a medio gas, sabedor de que el primer gol en campo contrario ya le daba mucha ventaja para la vuelta.

A pesar de que el Real Valladolid no quería perder la cara al partido ni a la eliminatoria, el segundo gol pesó en los ánimos locales. Más si cabe después del segundo gol en la cuenta particular de Juanmi. El malacitano cabeceó de manera magistral un centro con mucha clase de Carlos Martínez desde la banda derecha. La estirada de Pau nada pudo hacer ante el ajustado remate del delantero.

Quedaban quince minutos y se podía decir que el pescado ya estaba vendido. Herrera dio entrada a Guzmán, Guitián y Drázic, que sustituyeron a Villar, Anuar y Jordán. Mientras que Eusebio dio la oportunidad a David Concha, Granero y Bautista.

La Real Sociedad dominó el tempo del partido y logró acabar los noventa minutos sin demasiados sobresaltos para que la eliminatoria llegara a Anoeta con el trabajo casi hecho. No obstante, al Real Valladolid le anularon otro gol en las botas de Drazic y Raúl Navas a punto estuvo de hacerse un autogol en un despeje que besó el larguero de Rulli. El 1-3 no se movería hasta el final en un encuentro en el que los donostiarras impusieron su pegada.

No hay comentarios

Dejar respuesta