El Atlético Valladolid seca a Sinfín en una memorable remontada (27-25)

Los de Nacho González lograron que su rival tan sólo anotara un gol en los últimos doce minutos

Los goles de Serdio fueron claves en el desenlace del partido.

No tenía buena pinta el partido ante Sinfín, trabado desde el principio, con el Atlético Valladolid sin encontrar su ritmo de crucero en el encuentro y con un rival aguerrido que se metió bajo la piel de los locales. Al borde del desahucio, con los ánimos alicaídos, los de Nacho González despertaron con el 20-24 y secaron a Sinfín para zanjar el partido con un fabuloso 27-25.

El partido comenzó duro, con ambos equipos imponiendo un tono físico contundente y reduciendo a la mínima expresión el ritmo de juego. Con 3-4 tras ocho minutos de juego, el Atlético Valladolid logró soltarse y encadenar varias acciones positivas. Un penalti marcado por Fernando, una gran jugada personal de Víctor que anotó tras amagar el lanzamiento y engañar a la defensa y un gol en transición de Gonzalo abrió el marcador por primera vez, 6-4.

Tras ese arreón ofensivo hubo un nuevo parón en el ritmo, el territorio en el que más incómodo se siente este Atlético de Valladolid, ágil y veloz, pero con dificultades puntuales para ser efectivo en los páramos del juego, una zona mucho más propicia para los visitantes, sin ningún problema ante el escenario de jugar con un marcador bajo.

atletico-valladolid-sinfin-santander-balonmano-24La igualdad al descanso, 12-12 continuó en el comienzo de la segunda parte, con Serdio anotando en la primera jugada. Tras inicio brillante, en cinco minutos Sinfín había dado la vuelta al marcador y recuperado la iniciativa, 15-17, en el momento más crítico para los locales, con falta de fluidez ofensiva unida a problemas atrás para poder recuperar y salir en contraataque.

Turrado marcaba la pauta defensiva, con una energía renovada que logró frenar la cadecenia ofensiva del equipo cántabro y reducir la desventaja a un tanto, 20-21 a falta de 14 minutos para el final. Sin embargo, tres goles consecutivos de Sinfín y una pérdida local volvieron a poner cuesta arriba la victoria, 20-24 a falta de doce minutos.

Ese fue el momento en el que el Atlético Valladolid dijo, ‘hasta aquí hemos llegado, esto es Huerta del Rey y se juega a ritmo e intensidad. Nacho González apostó por Roberto para subir la intensidad defensiva, con Nico y Turrado cerrando el acceso al centro de la pista y Miguel Camino en la punta de una defensa 5-1 voraz.

Ante la amenaza de que la ansiedad primara sobre el rigor en el juego de ataque, el Atlético se volcó para que el balón llegara en buenas condiciones al capitán, al histórico Fernando Hernández, que anotó desde el extremo y frenó la sequía.

Víctor marcó en una jugada en la que Sinfín acabó con una exclusión y aún mucho por dilucidar, 22-24 a falta de ocho minutos. La conexión entre Diego Camino y Serdio fue más efectiva que nunca, con un gol del pivote tras la asistencia del central, una batuta templada en los minutos agitados que se avecinaban.

Un robo de Nico tras una defensa excelsa permitió a Fernando convertido en una flecha cruzar la pista para empatar, 24-24 y ya no llovía nada para un Atlético Valladolid que se comía a Sinfín, empujado por una grada que recordó a las mejores épocas en Huerta del Rey.

Los visitantes anotaron de penalti su único gol en los últimos 12 minutos, pero daba igual, el partido estaba decantado hacia los gladiadores azules, que no iban a dejar que se

Javi Diaz detiene el penalti clave.
Javi Diaz detiene el penalti clave.

escapara el triunfo. Una exclusión hizo que Sinfín jugara en inferioridad los dos último minutos.

Serdio marcó el empate a 25 y Javi Díaz detuvo un penalti a falta de 30 segundos, la jugada determinante para que explotara la alegría en Huerta del Rey. Roberto remató la fiesta marcando a escasos segundos y logrando el definitivo 27-25. Una victoria de auténtico subidón y que dejó los sueños revoloteando en el pabellón.

No hay comentarios

Dejar respuesta