El Atlético Valladolid encandila ante Cangas (31-21)

Los de Nacho González pasan por encima del Frigoríficos Morrazo y suman una meritoria victoria para seguir alejándose de la zona baja de la clasificación

Serdio fue uno de los más destacados.

El Atlético Valladolid ha ofrecido este sábado un auténtico recital ofensivo, una exhibición de juego colectivo para encandilar a una afición que ha respondido al llamamiento del club para llenar Huerta del Rey y ha acompañado a la perfección al equipo en una fiesta en la que Fernando Hernández puso la guinda, sumando los tres goles que le faltaban para empatar como el tercer máximo anotador de la historia de la Liga Asobal.

El partido comenzó igualado, 2-2 tras cinco minutos de juego, con ambos equipos conscientes de la importancia de sumar una victoria después de haber visto como rivales directos de la zona baja habían ganado ya sus compromisos. En los cinco minutos siguientes los locales subieron una velocidad su intensidad y asentaron la primera ventaja significativa del partido, 6-3.

Fue sólo el comienzo de los mejores minutos del Atlético Valladolid en la primera parte, con una defensa muy seria que permitió subir el ritmo ofensivo y lograr tantos en transición rápida, como los que anotaron consecutivamente Miguel Camino y Nico, para colocar el 12-6 tras 20 minutos de juego y sacar la ovación de la grada, entregada a su equipo y con el mejor ambiente de los ue va de temporada, con más de 2.000 espectadores.

Cangas reaccionó en los últimos diez minutos pero solo pudo contener el empuje local, intercambiar goles y subsistir a las permanentes acometidas del Atlético Valladolid, guiado con acierto por Diego Camino y apoyado por la amenaza constante en el lanzamiento de Rubén Río y Dani Dujshebaev, este último fue el artífice de una gran asistencia para que Serdio cerrara con el último gol la primera parte a falta de escasos segundos, 16-10 al descanso.

La segunda parte comenzó igual que terminó la primera, con una gran definición de Serdio para marcar desde el pivote y con Javi Díaz ampliando su gran actuación en la portería, deteniendo un penalti para desesperación del ataque gallego. El partido entró en una fase con poco sobresalto, con la diferencia rondando siempre los seis o siete goles, 21-14 tras ocho minutos.

El Atlético Valladolid consiguió llevar el partido a su zona de confort, con la ventaja atada y el rival cediendo en su énfasis progresivamente. La presión defensiva alternando el 6-0 con el 5-1 permitió a Diego Camino robar un balón para que Gonzalo anotara a placer el contraataque, 24-16 a falta de quince minutos para zanjar una victoria que ya estaba cantada para los de Huerta del Rey.

Con Cangas entregado, la rotación de Nacho González fluyó a la perfección para que toda la plantilla se fuera con buenas sensaciones de la exhibición en Huerta del Rey, con el público haciendo la ola y un goteo permanente de goles que terminó en el 31-21 final.

No hay comentarios

Dejar respuesta