Fortaleza medular para no dejar de mirar hacia arriba

Los cuatro hombres que Paco Herrera alineó el sábado en el mediocampo del Real Valladolid rallaron a un nivel excelso y pusieron los mimbres de la importante victoria contra el Sevilla Atlético

Michel se va de su marcador./ Foto: Real Valladolid.

Una de las acepciones más comunes para el adjetivo “medular” es la que le confiere el estatus de esencial o fundamental al objeto que se refiere. Es decir, que aquello sobre lo que se está hablando es de vital importancia para la consecución fina del objetivo deseado. Una palabra que en el fútbol nos lleva inmediatamente a la parcela del mediocampo. Esa línea encargada de todo y de nada a la vez. No es la que defiende y tampoco la que marca goles, pero es la que permite que esas dos cosas se realicen correctamente.

De ahí su grado de relevancia para el devenir de los equipos. Una parcela que en el Real Valladolid comienza a funcionar como una máquina con los engranajes bien engrasados. Algo que se dejaba ver en anteriores partidos pero que ha terminado por explotar, como el mismo Paco Herrera reconoció, este sábado ante el Sevilla Atlético.

Joan Jordán conduce el balón en la primera mitad contra el Sevilla Atlético.
Joan Jordán conduce el balón en la primera mitad contra el Sevilla Atlético.

Y lo hizo en uno de los partidos más complicados que se le han planteado, por estilo de juego del rival y por condiciones del terreno de juego. La línea que formaron Guitián como eje defensivo, Álex López y Joan Jordán como interiores movibles y Michel como punta del rombo abierto, cuajó su mejor partido; con grandes actuaciones individuales pero una gran compenetración colectiva.

Empecemos por el que menos reconocimiento podría tener pero quizá el que más se merece: Guitián. El cántabro lleva cinco partidos seguidos como titular y los dos últimos los ha jugado fuera de su posición, en el pivote defensivo, tras la lesión de Leao contra el Zaragoza. El ‘20’ pucelano demostró contra el filial del Sevilla no solo la polivalencia de sus aptitudes defensivas sino, en ocasiones, un trato del balón que no se le había visto. Una manera de pensar muy de mediocentro, con la calma como bandera y el buen sentido del juego como objetivo.

Por otro lado, la calidad de Álex López está fuera de toda duda, con algunos partidos como auténtico faro del equipo cuando los de Herrera aún estaban un poco verdes. Contra el Sevilla Atlético se pudo ver a un ferrolano en una de sus mejores tardes, fruto de la mejoría física que ha experimentado. Unas veces lanzando la presión, otras ayudando con las coberturas defensivas y las más con el balón en los pies obligando a varios jugadores sevillanos a perseguirle, con aciago resultado. Sus apoyos constantes y lectura inteligente del juego ayudaron a la victoria en la segunda parte.

Álex López perseguido por varios jugadores del Sevilla Atlético.
Álex López perseguido por varios jugadores del Sevilla Atlético.

Con Joan Jordán seguramente el Real Valladolid haya hecho una de sus mejores incorporaciones de los últimos años. Este futbolista cedido por el Espanyol es espectáculo técnico, pero también táctico, y no hace más que crecer a medida que avanza la temporada. Contra el filial del Sevilla no es que realizará su mejor partido, sino que mantuvo su línea de gran rendimiento. Cuando se piensa en cómo y por qué juega así este chico de 22 años uno se imagina un radar en su cabeza y una bota forrada de terciopelo. El gol fue la culminación de lo que venía gritando desde hace unos cuantos partidos: “Aquí estoy yo”.

Y, por último, Michel. El ‘4’ del Real Valladolid sí que realizó su mejor partido con la zamarra albivioleta. Todos sus toques fueron como las muletas en las que se apoya un cojo para avanzar. Siempre dispuesto a darle continuidad al juego y menos interesado en la conducción. Su trabajo incansable bajo la lluvia que ayer se precipitó sobre el césped de Zorrilla fue encomiable, con fases de juego en las que fue el eje del ataque pucelano.

Cuatro hombres que ayer pusieron los mimbres para la victoria contra el Sevilla Atlético. Cuatro hombres que siguen creciendo, y eso lo nota el Real Valladolid de un Herrera que sabe que tiene equipo para mimar el esférico. Y para eso, el trabajo de la línea de mediocampistas es medular para seguir mirando hacia arriba en el Liga 1|2|3.

No hay comentarios

Dejar respuesta