Zorrilla busca un buen cerrojo

Los de Paco Herrera han perdió ya ocho de los 18 puntos que se han puesto en juego en el santuario blanquivioleta.

Las aspiraciones de un candidato al ascenso pasan siempre por hacerse fuerte en casa. Ese equipo fuerte, aguerrido y, sobre todo, fiable en su feudo, que recibe pocos goles y que deja escapar el mínimo número de puntos como local tiene muchas posibilidades de lograr el tan ansiado salto a la máxima categoría del fútbol español.

De ello es consciente un Paco Herrera que ha sido testigo de como su equipo ha dejado volar ya ocho de los 18 puntos que se han puesto en juego en el santuario blanquivioleta, ante rivales como Huesca, UCAM Murcia o Real Zaragoza y que han impedido que los suyos se ubiquen en una mejor posición en la tabla clasificatoria.

Antecedentes poco halagüeños

Los antecedentes en lo que a la pérdida de puntos se refiere no son nada buenos si echamos la mirada atrás y recordamos la nefasta temporada pasada en la que hasta tres entrenadores pasaron por el banquillo blanquivioleta. Ni Garitano, ni Miguel Ángel Portugal ni Alberto López supieron convertir el feudo pucelano en un fortín.

Los 29 puntos conseguidos de 63 posibles lo dicen todo. Datos que dieron para lo que dieron, para conseguir esa salvación que daba derecho a los vallisoletanos a jugar una temporada más en la Segunda División del fútbol español.

Si damos otro paso atrás, en la temporada 2014-2015, con Joan Francesc Ferrer “Rubi” en el banquillo, los datos mejoran con 41 puntos de 63 posibles pero tampoco sirvieron para lograr el objetivo del ascenso.

Un 55% de eficacia en este principio de temporada

Diez son los puntos, de un total de 18, que suma el Pucela en estas primeras doce jornadas de campeonato doméstico, o lo que es lo mismo, un 55% de los puntos ganados como local lo que se traducen en guarismos insuficientes para aspirar al objetivo.

Y eso que el equipo comenzó bien con los triunfos ante Real Oviedo y Girona, pero la mala dinámica que arrancó en Tenerife y finalizó en Valencia, con ese 3-2 ante el Levante, llevó consigo dos derrotas en casa ante rivales, a priori, sencillos como UCAM de Murcia y Huesca.

En el último encuentro disputado en Zorrilla, ante el Real Zaragoza, los de Herrera merecieron el triunfo pero se volvieron a dejar por el camino dos puntos de los que uno se suele acordar a final de temporada.

Un rival complicado para cambiar la tendencia.

Delante estará el sábado sobre el tapete del santuario blanquivioleta la auténtica sensación de la Liga, el Sevilla Atlético. Los de Diego Martínez son segundos en la tabla clasificatoria solo superados por el Levante y con cinco puntos más que el Real Valladolid.

Un equipo valiente que siempre trata de tener la posesión del balón y el control del partido y que cuenta con hombres de calidad con Yan Brice, o Ivi, el futbolista en racha del filial sevillista que ha marcado en tres de los últimos cuatro partidos. Sin olvidarnos de un jugador de la calidad de Borja Lasso.

Rival a un lado la escuadra que preside Carlos Suárez debe tirar de galones y contundencia para hacer de su estadio un fortín y tener con ello posibilidades para afrontar el complicado reto del ascenso, tan esperado por toda la afición blanquivioleta. Zorrilla busca un buen cerrojo.

No hay comentarios

Dejar respuesta