Ratón priva de la victoria a un Real Valladolid muy superior

Empate de los de Herrera (0-0) contra un Real Zaragoza que se vio superado por el Valladolid en todas las facetas del juego pero que logró el punto apoyado en la gran actuación de su portero.

Empate que sabe a poco a un Real Valladolid que pasó por encima de un Real Zaragoza muy ramplón. El equipo de Milla logró salir con vida de Zorrilla gracias a la gran actuación de su portero, Ratón, que dio una gran muestra de reflejos ante las embestidas del conjunto de Herrera.

Salió el Real Valladolid totalmente dominador del esférico, aprisionando al conjunto de Luis Milla en su zona defensiva. La amplitud que Balbi por la izquierda era una de las armas que mejor estaba utilizando el conjunto pucelano, que gozó de una ocasión clara del lateral argentino con un disparo cruzado que golpeó en la cepa del poste de Ratón.

No se quedó ahí el ímpetu de los de Herrera, que siguieron dando continuidad a las jugadas, apoyados en un gran Jordán, contemporizador de los tempos a la perfección. Los desmarques de Villar y Jose a la espalda de la zaga maña. Los zaragozanos adolecían de falta de orden defensivo y los albivioleta lo aprovechaban con pases cortos y seguros para aprovechar los huecos que acababan apareciendo.

Ese buen hacer ofensivo no se concretaba en ese gol que hiciera ver el partido con mayor tranquilidad que trascendiera el juego de los de Herrera. Las ocasiones marradas por Villar o la falta de Jordán, tras una carrera de Jose que le costó la amarilla al portero Ratón, no hicieron subir el primero al marcador local.

En la parcela defensiva, donde el entrenador del Real Valladolid volvió a dar confianza a la pareja Guitián-Álex Pérez, la exigencia era la mínima pero los pocos acercamientos del Real Zaragoza eran solventados de manera expeditiva y suficiente.

Precisamente el ‘24’ de los pucelanos fue el protagonista en los últimos minutos de la primera mitad, con presencia en las dos áreas. Primero con un cabezazo espectacular tras un córner botado por Jordán, al que Ratón respondió con una magnifica estirada cuando ya se cantaba el primero. Y de nuevo Álex Pérez volvió a ganarse los aplausos del respetable de Zorrilla al salvar bajo la línea de gol un disparo de Ángel tras una salida estrepitosa de Becerra.

Ímpetu sin victoria

La misma tónica ofensiva es con la que salió el Real Valladolid tras el descanso, con un disparo desde fuera del área de Míchel que obligó a Ratón a despejar con problemas. De nuevo el portero del Zaragoza tuvo que emplearse a fondo con un cabezazo de Jose desde el área pequeña, cuyo rechacé recogió Juan Villar, que se dejó caer ante la marca de Cabrera. Pero el árbitro, Pulido Santana, no cayó en el engaño y le enseño la amarilla al onubense.

La falta de concreción en ataque empezó a elevar los nervios en los locales, que se contagiaron de cierta desesperanza y comenzaron a incurrir en imprecisiones que daban ciertas posibilidades al conjunto maño. No obstante, el dominio seguía siendo claro, pero los de Milla seguían defendiéndose como gato panza arriba.

Para intentar lograr ese gol que le diera la cuarta victoria consecutiva, Paco Herrera dio entrada a Raúl de Tomás por un Michel que realizó un buen partido, con lo que cambió al 4-3-3 más ofensivo, con Jose y Villar por las bandas y el ‘47’ como punta de lanza.

La roja directa a Casado por una inexplicable patada a Moyano en el minuto 74 puso las circunstancias más de cara para el Real Valladolid, que en quince minutos debía lograr certificar la superioridad total sobre el Zaragoza que no se había traducido en la ventaja que en el marcador que le acercara a los tres puntos.

Ese gol que tanto se resistía a punto estuvo de llegar en el 40 con un centro de Balbi que se paseó por la frontal del área pequeña sin que De Tomás pudiera conectar con el esférico por escasos centímetros. A medida que el final se dejaba entrever, los de Herrera se volcaron en número en el área de Ratón, pero el acumular gente no es sinónimo de más oportunidades de gol.

La imprecisión en los centros desde ambos flancos del ataque lastraba el merecido objetivo de la victoria, que no llegó a pesar de ocasiones como la de Jordán con un remate centrado fácil para Ratón o un remate de Guitián en el descuento que de nuevo el cancerbero del Real Zaragoza despejó para lograr el punto que a los maños les sabe a gloria y a los locales a muy poco después del gran esfuerzo ofensivo.

No hay comentarios

Dejar respuesta