Zorrilla inunda la red gracias a la RAE y el Ayuntamiento

Ana Redondo, Covadonga de Quintana y Eduardo Pedruelo.

La vida de José Zorrilla podrá ser ampliamente conocida a través de la web gracias a la unión de la Real Academia Española y el Ayuntamiento de Valladolid para publicar documentos relacionados en diferentes archivos de toda España, con motivo del bicentenario del nacimiento del poeta.

Así, la vida de José Zorrilla protagoniza dos micrositios implementados por la Real Academia Española y el Archivo Municipal en sus respectivas páginas bajo los títulos ‘Zorrilla en el Archivo de la Real Academia Española’, elaborado por la RAE, y ‘Zorrilla a través de los documentos’, de firma municipal.

‘Zorrilla en el archivo de la Real Academia Española’ es un micrositio elaborado por la Real Academia Española con el fin de dar a conocer el patrimonio documental y material que conserva la Academia relacionado con Zorrilla, como su expediente personal, el material relacionado con su coronación de Granada, la edición de sus poesías o sus autógrafos.

La responsable de Archivos de la RAE, Covadonga de Quintana, ha destacado los planos “divulgativo y técnico” de la nueva herramienta, que incluye información sobre los materiales que obran en poder del archivo de la Academia, aunque no de su biblioteca, y ha apuntado que ambos planos se encuentran “enlazados” para facilitar el acceso del usuario. Además, el micrositio aglutina los fondos sobre Zorrilla que la RAE tenía “desperdigados”.

El otro sitio web llevará como título ‘Zorrilla a través de los documentos’, un lugar que persigue como objetivos franquear el acceso a la figura pública del poeta y al hombre que se esconde detrás de ella a través de la lectura de sus documentos, así como llenar el vacío dejado por la desaparición de su archivo personal mediante la reunión de documentos procedentes de diferentes archivos y bibliotecas –16 por el momento– que, una vez digitalizados, se presentan a los lectores acompañados de sus descripciones.

Cartas y poemas

Por tanto, el usuario podrá tener acceso a cartas que Zorrilla envió y recibió a lo largo de su vida, a poemas y a otros escritos de carácter público y privado. Forman parte de este proyecto, en primer lugar, los aproximadamente 200 documentos que componen la colección de la Casa de Zorrilla, como ha señalado la concejal de Cultura y Turismo del Consistorio, Ana Redondo.

Esta colección, que toma el nombre de la institución responsable de su custodia hasta su reciente traslado al Archivo Municipal de Valladolid, está formada por los documentos que donaron a la ciudad personas próximas al poeta como su viuda, sus herederas o algunos de sus amigos más íntimos, a partir del momento de su muerte, a los que se sumaron otros que compró el Ayuntamiento y los que legó Narciso Alonso Cortés.

En el Archivo Municipal de Valladolid se conservan también otros documentos surgidos como consecuencia de la estrecha relación de Zorrilla con su ciudad natal, materializada en cuatro asuntos como son su nombramiento como cronista oficial, la coronación de Granada, el traslado de sus restos mortales desde Madrid y las honras fúnebres que le siguieron y el homenaje póstumo que la ciudad le tributó a través de un monumento.

De otros archivos vallisoletanos procede un importante conjunto de documentos que aporta datos sobre su familia (Archivo de la Real Chancillería), su nacimiento (Archivo General Diocesano), su formación (Archivo de la Universidad) y sobre algunos actos jurídicos que firmó ante notario (Archivo Histórico Provincial).

Otros archivos históricos provinciales -los de Palencia y Burgos- ofrecen información muy similar a la de su homólogo vallisoletano, aunque centrada en las haciendas que Zorrilla heredó de sus familias paterna y materna. También los archivos que custodian los fondos producidos por los órganos de la Administración central contienen testimonios sobre su vida, su familia y su obra.

Así, gracias al Archivo Histórico Nacional hay noticia de la estancia de Zorrilla en Cuba o de la pugna por los derechos de sus obras antes y después de su muerte, mientras que los documentos conservados en el Archivo General de la Administración permiten documentar asuntos tan variados como el exilio paterno en Burdeos, su vida en París en los años centrales del siglo XIX o la repercusión internacional que tuvo su obra a mediados del siglo XX.

Barcelona

De la estancia del poeta en Barcelona, de sus proyectos editoriales en Cataluña y de su intensa relación con el mundo político, empresarial y cultural de la Renaixença son testigos los epistolarios de la Biblioteca Museu Víctor Balaguer y de la Biblioteca Nacional de Catalunya. Por último, hay documentos de los archivos municipales de Burgos y Granada, a los que pronto se añadirán los de otras ciudades.

El director del Archivo Municipal de Valladolid, Eduardo Pedruelo, ha repasado algunas anécdotas recogidas en los archivos, como la investigación abierta por el Consistorio granadino para evitar el empeño, por parte de la viuda de Zorrilla, de las joyas y alhajas que la ciudad le entregó al poeta con motivo de su coronación.

Por su parte, Covadonga de Quintana ha recordado los diferentes procesos que tuvo que pasar el autor de ‘Don Juan Tenorio’ hasta verse como miembro de la RAE, después de que su primera candidatura fuera rechaza y la segunda, tras ser aceptada, se anulara por no cumplir éste los plazos para su toma de posesión. Por ello, José Zorrilla tiene el curioso honor de haber sido nombrado académico en dos ocasiones a lo largo de su vida.

Precisamente fue la RAE la que, dadas las dificultades económicas por las que atravesaba la familia, se hizo cargo de los gastos del funeral y entierro de Zorrilla en 1893, que se celebró en Madrid a pesar del deseo del autor por descansar en su Valladolid natal, adonde finalmente llegaron sus restos tres años después.

No hay comentarios

Dejar respuesta