Moda y prensa, ambivalencia de la liberación oprimida de la mujer

La investigadora de la UVa Ana María Velasco Molpeceres repasa, en ‘Moda y prensa femenina en la España del siglo XIX’, el papel que jugó la moda y las revistas femeninas en el despertar social de la mujer, pero también en su encorsetamiento

Ana Velasco posa con su libro en la Plaza Mayor.

Visto con perspectiva e imaginación, el siglo XIX podría ser la transición mundial hacia la época moderna. Unos años cruciales para definir lo que hoy somos y los valores que nos dan forma como sociedad, con todo lo bueno y malo que eso tiene. Si atinamos más el catalejo y apuntamos al rol femenino, sin duda, fueron años en los que se gestó gran parte de los males y también liberaciones que hoy llevan consigo las mujeres.

Esa es una de las premisas más esenciales que se pueden extraer del trabajo de la investigadora de la Universidad de Valladolid Ana María Velasco Molpeceres, que en su primer libro, ‘Moda y prensa femenina en la España del siglo XIX’ (Ediciones 19), repasa lo que supuso la prensa de moda femenina para su liberación, pero también para seguir marcando parte del papel oprimido que continúan teniendo hoy en día.

moda-libro-lavanderasLo hace en dos partes bien diferenciadas. En la primera, hace una lectura global del contexto social y de la moda, así como de cierta apertura de la prensa femenina accesible a casi todas las clases. Mientras que en la segunda hace una lectura detallada de todas las cabeceras de moda femenina desde el reinado de Fernando VII hasta el Sexenio Democrático y la Restauración.

“Aunque la prensa femenina ha cambiado mucho, en cierta medida sigue siendo idéntica porque se defienden unos valores sexistas”, explica la propia autora, de modo que se sigue preservando la delgadez o que las mujeres deben de estar siempre “maravillosas”. Algo que en el libro se recoge de manera perfecta en el papel del censor Pedro Estala, quien reflejaba esa contradicción, la cual venía a decir que darle un hueco a las mujeres en la prensa presentaba un peligro para los hombres por el factor igualitario, pero a la vez era una oportunidad para poder dirigirlas e instruirlas en el papel que querían para ellas.

Para Ana Velasco, las publicaciones decimonónicas sobre moda tienen un papel ambivalente, como altavoz para darles presencia, pero también como meros objetos dedicados al disfrute masculino.

Por una parte, dicha prensa ayudó a que las mujeres pudieran escribir sobre la realidad sociopolítica que tenían alrededor. Y es que estas publicaciones eran distintas a las que podemos imaginar hoy en cuanto a sus contenidos, ya que “todas tenían una parte literaria enorme”, con artículos sobre educación o el propio papel de la mujer, que ahora ninguna tiene. Aunque estos artículos solían ser escritos bajo seudónimos.

ana-velasco-moda-prensa-femenina-libro-siglo-xix-2Además, supusieron una “liberación” para la mujer al ayudar a dar voz a reivindicaciones a través de la vestimenta o a que se simplificara mucho el estilo femenino. “Se va aligerando el número de prendas para tener menos que lavar”, explica esta joven vallisoletana, al tiempo que asegura que cuestiones como la llegada de la cremallera o la desaparición de la necesidad de cambiarse “hasta seis veces de ropa” simplificaron mucho la tarea femenina.

Pero, por otro lado, estas revistas seguían proponiendo un modelo de mujer más encerrado y guiado por un camino de servilismo al hombre. “Algunas las trataban como menores de edad”, incide Velasco, quien asegura que la llegada del absolutismo de Fernando VII y la imagen de “mujer como ángel del hogar” que se proponía en el reinado de Isabel II fue un gran lastre.

libro-el-correo-de-la-modaA medida que el siglo XIX fue avanzando, las mujeres encuentran más espacio y más libertades para poder expresarse, a pesar de que estas podían comprar y escribir en revistas pero no podían tener el papel de editoras responsables, por lo que debían fiar las decisiones a un marido o hermano con poca visión para el negocio.

Pero esa lucha de género también era de clases, ya que estas revistas femeninas ayudaron a una especie de “democratización” de la moda. Esto preocupaba a muchas publicaciones porque las de clase media podían equipararse en sus vestimentas a las de alta alcurnia. “Si visten iguales, cómo se va a distinguir la señora de la criada”, afirma esta licenciada en Periodismo por la UVa y graduada en Historia del Arte por la UNED.

‘Moda y prensa femenina en la España del siglo XIX’ le llevó a Ana María Velasco una labor de más de un año que nació como trabajo de fin de master y acabó como un libro centrado en su gran pasión, la moda, a través de la prensa femenina en una época en la que comenzaba a gestarse gran parte de lo que hoy albergamos en nuestro seno como sociedad.

No hay comentarios

Dejar respuesta