La Cúpula se le queda pequeña al Concurso Nacional de Pinchos

Ana Redondo ha asegurado este viernes que ese espacio tiene un aforo limitado y no casa con la idea de apertura a la ciudadanía que se pretende, por lo que se buscarán lugares complementarios, sin abandonar la Cúpula

Pensar en el Concurso Nacional de Pinchos, cuya decimosegunda edición comienza este lunes 7 de noviembre, es hacerlo de manera indisoluble en la Cúpula del Milenio. Un espacio grande y diáfano que permite la perfecta realización del certamen profesional pero el cual tiene un gran problema de aforo que limita la apertura a la ciudadanía. Por ello, como ha asegurado la concejala de Cultura, Ana Redondo, en un futuro próximo se buscarán lugares complementarios.

Uno de los objetivos marcados para esta edición es la de abrir el concurso y hacer que los ciudadanos también participen más allá del consumo de las tapas en los bares o restaurantes y puedan ver en directo la elaboración de los platos. Por ello, como “primera experiencia” este año se puede acceder a la Cúpula, previo pago de dos euros o con invitación, en algunas actividades que se realizan este fin de semana.

Pero como ha señalado la edil, su idea quiere ir más allá por la dificultad que entraña este espacio para conciliar esa apertura a la ciudadanía con el grado de profesionalidad que ya tiene el Concurso Nacional de Pinchos. “Si tuviéramos un polideportivo podríamos albergar a muchas más personas, pero como es imposible se establecen esas dos limitaciones” de precio e invitación.

“Hay que ampliar los espacios porque con el aforo de la Cúpula es muy difícil”, ha aseverado la concejala a preguntas de los periodistas durante la presentación del primer Concurso Nacional de Cortadoras de Jamón que se llevará a cabo el sábado, 5 de noviembre, de 17.00 a 20.00 horas.

Ana Redondo ha matizado que en ningún caso la idea es dejar el “espacio emblemático” que supone la Cúpula, que además es lo que ha conseguido darle el grado de profesionalidad al certamen y le añade ese “valor añadido”. “La Cúpula va a seguir siendo el lugar de referencia, pero si queremos hacer más actividades aledañas o en el mismo Concurso donde buscamos la participación ciudadana, tendremos que pensar en sedes complementarias donde haya más capacidad para albergar a todos los ciudadanos que quieren encontrarse con la gastronomía”, ha afianzado la concejala de Cultura.

Y es que, a pesar que el modelo actual es “de éxito demostrado”, Ana Redondo ha defendido esa búsqueda de otras sedes porque “todo lo que no crece se estanca y se deprime”, y por ello se sienten en la obligación de “buscar ese crecimiento”.

No obstante, la edil socialista es sabedora de que es “difícil” encontrar la “fórmula mágica” que permita esa mayor apertura a la ciudadanía sin perder una calidad y profesionalidad que es “sagrada”.

No hay comentarios

Dejar respuesta