Geraldine Chaplin: “Me quedan muchos papeles por hacer”

La actriz recibe la Espiga de Honor de la Seminci al igual que el exdirector de la Filmoteca Nacional José María Prado

Gerladine Chaplin y Chema Prado en la rueda de prensa previa a recoger la Espiga de Honor (Foto: Europa Press).

La Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) vive este martes uno de los momentos más especiales del festival, con la entrega de las Espigas de Honor que en esta edición reciben la actriz estadounidense Geraldine Chaplin y el exdirector de la Filmoteca Nacional José María Prado.

En rueda de prensa, al ser preguntados ambos por lo que creen que les queda por hacer en el mundo del cine, pese a que sus edades ya superan la habitual de jubilación para otros empleos, la actriz con nacionalidad española ha sido tajante. “Sigo en la lucha, soy ya un animal moribundo, pero espero hacer mucho más”, ha enfatizado.

A continuación ha reflexionado que “nada más” ha hecho “150 ó 160 personajes” en su carrera, “pero aún me quedan muchos por hacer”, si bien ha matizado que le interesan más los directores. Repreguntada por esto, la hija de Charlie Chaplin ha preferido no señalar nombres, pero ha ironizado con que Pedro Almodóvar no la ha llamado, para finalmente reconocer que le gustaría “repetir” con el cineasta catalán Carlos Marqués Marcet, al que ha calificado de “cojonudo”.

Marqués Marcet dirige el último trabajo ante las cámaras de Geraldine Chaplin, ‘As we like it’, en el que también participa su hija Oona, que ha acompañado hoy a su madre en Valladolid. “Dijeron que el personaje de Oona necesitaba una madre y va a ser una cosa excepcional, muy bonita”, ha explicado la actriz estadounidense.

La figura del padre Chaplin ha estado presente sobre todo en las primeras preguntas de público y periodista y, de hecho, sus palabras iniciales han sido sobre él, al apuntar que prefería que no se le calificara de “genio”, sino de “único”, pues el primer apelativo se lo reservaba al pintor Pablo Picasso, a lo que ella ha añadido el calificativo de “inexplicable”.

Geraldine, o ‘Gerarda’ según algunos de los presentes como el director del festival, Javier Ángulo, ha ensalzado su figura y ha subrayado que su arte se entiende hoy en día porque “entra por el corazón y la mente, y cuando sale hace pensar”. “Era modernísimo”, ha enfatizado sobre su padre.

Chaplin ha pasado la mañana en Valladolid, donde ha ofrecido una ‘master class’ para alumnos de la UVA y ha acudido a la rueda de prensa, en el Teatro Calderón, ataviada con con ropa deportiva muy colorida y una llamativa camiseta que reproduce la capucha de ‘Spiderman’, en lo que, ha explicado, es un guiño al joven actor Tom Holland, reciente compañero de reparto en ‘Un mostruo viene a verme’ y que hará el papel del superhéroe de Marvel en su próxima entrega.

Medina del Campo

Entre constantes bromas y sonrisas, la actriz nacida en California ha subrayado que le “encanta” Valladolid, donde ya ha estado en varias ocasiones para asistir a la Seminci, pero ha explicado que anteriormente solía pasar el fin de año en la localidad de Medina del Campo, lugar que recuerda “con mucho cariño”, aunque “un poco borroso”, ya que, ha bromeado, “muy buen vino”.

De hecho, tras una pregunta sobre la calidad del cine en Castilla y León, ha enfatizado que “hay que rodar más en Medina del Campo”, para posteriormente señalar que, al igual que en toda España, “seguro que no están aprovechadas” todas las posibilidades de hacer cine, pero ha apuntado que “depende de los productores”, ya que ha reprochado que “hay pocos con valentía”.

No obstante, ha reconocido que no sabe “nada” de producción, pues ese asunto “es más para” su marido, Patricio Castilla, pues ella se ha limitado casi siempre a la labor actoral sin pasar por la dirección –reconoce que prefiere “ser dirigida”– y sólo con una breve experiencia en el teatro, cuando formó parte de la obra ‘La Loba’ en Broadway y de gira por el país estadounidense, si bien se turnaba en el papel protagonista con otras intérpretes como Anne Bancroft.

Después, ha explicado, llegó a España y tuvo a sus hijos, por lo que renunció al teatro ya que tenía que trabajar en otros países e implicaba dejar su casa y su familia “durante seis meses”. Más recientemente, ha reconocido que se lo han ofrecido, pero no tiene ya “cojones” para subirse a las tablas.

Las únicas ‘escapadas’ que se permite del cine por ahora es la televisión, pues recientemente ha formado parte de ‘Beyond the walls’ –más allá de los muros–, una serie “de terror” de producción francesa. No obstante, ha ironizado con que este apartado lo ve más para su hija Oona, que desde su papel en Juego de Tronos acumula ya numerosos trabajos en series.
De vuelta al cine, Geraldine Chaplin ha apuntado que, aunque al contrario de su progenitor ha hecho pocas comedias, considera esta variedad como “lo más difícil”, pues en ocasiones puede ser “la única forma de reflejar lo terrible”. Sin embargo, ha ironizado que ha hecho “durante mucho tiempo” y desde su papel de Tonya en ‘Doctor Zhivago’ de “la pobre cornuda”, hasta que su expareja Carlos Saura le dio personajes de “solterona neurasténica”.

No hay comentarios

Dejar respuesta