Victoria con sufrimiento para seguir avanzando en la Copa del Rey

El Real Valladolid se ha impuesto al Tenerife (3-1) en un encuentro que se tuvo que ir a la prórroga tras los goles de Drazic y Amath

Raúl de Tomás celebra su gol. | Foto: Real Valladolid.

Partido de infarto el vivido en el José Zorrilla con un encuentro en el que el Real Valladolid venció al Tenerife (3-1) tras 120 minutos de fútbol entre la lluvia y ante escasos 4.000 espectadores. Una victoria que sirvió para avanzar a la ronda de dieciseisavos de final de una Copa del Rey que se mete ya en las eliminatorias a doble partido.

Salió dominador el Real Valladolid, que copó la posesión del esférico en los cinco primeros minutos ante un Tenerife a verlas venir, contemplativo y muy falto de orden defensivo. Fruto de ese desconcierto visitante nació la primera ocasión clara para un Mata que falló lo que a priori no se perdona nunca. Ibán Salvador puso un centro desde la derecha que se paseó por el área hasta que el delantero madrileño remató en línea de gol a las piernas de Falcón.

Ese monopolio del cuero animó a los de Herrera a volcarse en ataque, lo que aprovecharon los chicharreros para generar dos centros desde ambas bandas, antes del minuto 15, que Cristo González y Omar Perdomo estuvieron a punto de dirigir a la portería de Pau Torres.

En el Valladolid, la entrada de Anuar en asociación con Sergio Marcos propiciaba buena circulación de balón de dentro hacia afuera para aprovechar las subidas de Markel Etxeberría y de Ángel. Además, los descuelgues de Mata a recibir de espaldas y los desmarques para aprovechar la clarividencia del mediapunta de Sacedón. La medular albivioleta cuajó una gran primera mitad, manteniendo compacto al conjunto local, con el Anuar muy trabajador en las dos mitades del campo. Siempre dispuesto a echar una mano a Luismi y a asociarse con Marcos y las bandas.

Mata marrra la ocasión más clara del Real Valaldolid en la primera mitad. | Foto: Real Valladolid.
Mata marrra la ocasión más clara del Real Valaldolid en la primera mitad. | Foto: Real Valladolid.

Por su parte, el Tenerife lo fiaba todo a la velocidad de sus bandas, con Perdomo en la derecha y Álex García y Camille en la izquierda, que atacaban al lateral derecho pucelano de manera constante. El peligro de los de Pep Luis Martí brillaba por su ausencia salvo por una falta lejana de Omar que no obligó al cancerbero a emplearse a fondo.

Y llegan los goles

Pero la tónica cambió después del descanso. Tanto que se llevaba un solo minuto de la segunda mitad cuando Álex García no pudo rematar un servicio exquisito que Omar Perdomo, uno de los más activos, puso desde la derecha previo caño a Ángel. Una jugada que a punto estuvo de hacer moverse el marcador si no se llega a adelantar Etxeberría al remate.

A pesar de que el Real Valladolid recuperó la posesión, Cristo pudo hacer el 0-1 en una contra gracias a un balón de Omar a la espalda de la defensa, pero Álex Pérez estuvo muy rápido para desbaratar el intento de remate. Pero la más clara para los tinerfeños fue en el 65 cuando Germán cabeceó sin acierto pero con mucho peligro desde el área pequeña.

El conjunto local no se amilanó al ver que podía perder la eliminatoria copera en cualquier jugada y comenzó a volcarse en ataque. Mata la volvió a tener tras un medido centro de Salvador y Guzmán falló un control fácil dentro del área cuando lo tenía todo de cara. La entrada de De Tomás y de Drazic revitalizó a un ataque local que se había vuelto previsible.

Mata cae ante la oposición de un rival tinerfeño. | Foto: Real Valladolid.
Mata cae ante la oposición de un rival tinerfeño. | Foto: Real Valladolid.

Fue precisamente el pequeño serbio el que logró abrir la lata definitivamente en el 78 con una jugada desgraciada para los chicharreros. Una recuperación en medio campo se convirtió en veneno para la defensa con un pase al que no llegó Germán y aprovechó Drazic para plantarse delante de Falcón y superarle con un regate para definir casi sin oposición.

Pero la alegría duró poco en Zorrilla, la entrada de Amath al terreno de juego fue bálsamo para las heridas, ya que volvió a reequilibrar el marcador con un disparo a media altura para superar a un Pau Torres que se quejó de la falta de compenetración entre los centrales.

Pudo ser peor para los de Herrera si Jouini llega a rematar un servicio de Aarón en el segundo palo que el delantero tinerfeño no supo embocar cuando ya se había cumplido el tiempo reglamentario. El conjunto de Real Valladolid volvió a demostrar poca consistencia al desmoronarse en pocos minutos y perder totalmente la solidez.

Alegría final

Y tras noventa minutos, todo por decidir en una prórroga a la que los pucelanos llegaban en mala dinámica. Los malos minutos finales no se repitieron y tras siete minutos de juego, Raúl de Tomás logró batir a Falcón tras sortear a Carlos Ruiz y a Alberto y realizar un disparo raso que despistó al cancerbero.

El partido para el Real Valladolid terminó con más sufrimiento de lo esperado. Un cabezazo de Choco Lozano obligó a Pau Torres a sacar una mano salvadora cuando el remate picado ya se colaba en la portería. Además, la lesión de Anuar, que se fue en camilla, hizo a los locales jugar quince minutos con diez jugadores. Pero cuando restaba un minuto para el final del choque, de nuevo Drazic puso el tercero con una definición magistral.

Una victoria que sirve para que el Real Valladolid pase a dieciseisavos de final de una Copa del Rey en la que ya llegan los envites de Primera División y las eliminatorias a doble partido.

No hay comentarios

Dejar respuesta