El pleno aprueba los cambios en los impuestos municipales para 2017

PP y Ciudadanos critican la política fiscal del equipo de Gobierno, apoyada por PSOE, Toma la Palabra y Sí se Puede

El concejal de Hacienda, Antonio Gato, conversa con Charo Chávez al comienzo del pleno.

El pleno del Ayuntamiento del mes de octubre ha aprobado las ordenanzas fiscales para el 2017, con pequeñas subidas de impuestos para las empresas y la congelación para los tributos que afectan a los ciudadanos. El debate ha sido el más caldeado de la sesión, marcado por los reproches entre el Gobierno y la oposición con los criterios para fijar las tasas municipales y las bonificaciones.

El concejal de Economía y Hacienda, Antonio Gato, ha defendido el cumplimiento de los compromisos del acuerdo de Gobierno entre PSOE y Toma la Palabra, “como la constitución de un grupo de trabajo de seguimiento de los tributos municipales, en el que cada grupo ha aportado lo que ha estimado oportuno”. Además, en materia de fiscalizad “estamos cumpliendo los compromisos, como retirar la tasa de basuras o que la distribución de los impuestos municipales sea más justa y redistributiva”.

Gato ha defendido las bonificaciones fiscales y ha insistido en que “el 99 por ciento de los vallisoletanos no tendrán ningún tipo de aumento en sus impuestos y tasas municipales el próximo año”. Sobre la subida del IAE a las empresas, Gato ha especificado que la media será de 60 euros al año. A nivel global, “el saldo de aumento de la recaudación es de 300.000 euros, algo casi insignificante en un presupuesto que asciende a 290 millones de euros, eso demuestra que no hay afán de subir los impuestos”.

La defensa de la política fiscal del Ayuntamiento ha centrado la intervención de la portavoz de Toma la Palabra, María Sánchez, que ha indicado que hay un incremento modesto de la recaudación, “pero lo relevante es que va cambiando el origen de lo recaudado, dentro del escaso margen de maniobra que hay en este aspecto por la normativa estatal; no es cuestión de recaudar más sino de hacerlo de forma más justa”.

Sánchez ha recordado la supresión de la tasa de basuras y ha precisado que no se suben los impuestos a todas las empresas, “sino sólo a 290 inmuebles de empresas que tienen una facturación de más de un millón de euros al año”. Ante el argumento de que pueda haber empresas que abandonen Valladolid por esta pequeña subida, María Sánchez ha indicado también que “en comparación con ciudades del entorno, como Madrid o Zaragoza, los tipos impositivos son más altos desde hace tiempo”.

pleno-ayuntamiento-valladolid-octubre-11El portavoz del PP, Jesús Enríquez, ha sido muy duro con las ordenanzas fiscales planteadas por el equipo de Gobierno y ha defendido la gestión que durante los años anteriores hizo el Partido Popular en el Gobierno municipal frente a la gestión actual, “dos modelos opuestos para financiar el gasto público, el suyo es paralizar la riqueza de la ciudad y subir impuestos a los que hacen la actividad económica cada vez más sostenible; el nuestro era que cada vez haya más contribuyentes que paguen menos, en vez de que haya más ciudadanos que paguen más”.

Enríquez ha planteado que “no es el momento de subir los impuestos ahora que el crecimiento económico está despuntando, en Valladolid no hace falta subir los impuestos, sino atraer más empresas y ayudar a las que están en la ciudad a que continúen su actividad”.

Por su parte, la concejala de Ciudadanos, Pilar Vicente, ha criticado al equipo de Gobierno que suba el IAE y el IBI a las empresas, y lo ha relacionado con la remunicipalización del agua, “necesitan subir estos impuestos debido a la pérdida del canon de la concesión del servicio del agua”.

La portavoz de Sí se Puede, Charo Chávez, ha defendido que “los impuestos no sólo sirven para obtener ingresos para la administración, sino para fomentar la redistribución de la riqueza, por lo que nuestro modelo no está basado en la presión fiscal, sino en quien debe pagar más impuestos porque es el que tiene más riqueza y patrimonio”.

No hay comentarios

Dejar respuesta