CCOO lamenta que Lactalis comience a desmontar Lauki

El sindicato considera negativo el mensaje que traslada la multinacional hacia una posible venta

Lactalis comenzó este jueves a desmontar las instalaciones de Lauki, después de que la fábrica terminara su actividad el pasado día 30 de septiembre. El secretario regional de Comisiones Obreras, Ángel Hernández, ha considerado que el mensaje que está lanzando la multinacional con esta acción es “malo”, en el sentido de que no tiene voluntad de dar una salida al conflicto.

Hernández ha aprovechado la ocasión para recordar que una de las gravedades de este asunto es que el cierre de la planta de Lauki en Valladolid es “legal” por la existencia de una regulación laboral y legal que lo permite.  “Es lo desgraciado de este caso”, ha lamentado el dirigente sindical que ha ironizado sobre que la multinacional dijo claramente desde el primer día que quería cerrar la planta.

Dicho esto, el secretario regional de CCOO ha recordado a Lactalis que la partida todavía no ha terminado en el objetivo de los sindicatos de dar una utilidad al centro productivo.  Hernández ha realizado estas declaraciones durante su participación en un acto por la celebración este viernes de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente que, en un llamamiento a poner fin a la “codicia corporativa, a los contratos basura y a los bajos salarios y a la precariedad”, reivindica que están antes las personas que las multinacionales.

Tanto el secretario regional de CCOO como su homólogo en UGT, Faustino Temprano, han acusado a los poderes públicos de estar más al servicio del gran capital y de los intereses económicos ante lo que los sindicatos reclaman regulaciones planetarias de los derechos laborales, fiscales y constitucionales que amparen a los trabajadores para que las reglas de juego tengan que ver con los derechos de la mano de obra.

“Sin regulaciones se nos llevan por delante”, ha sentenciado Hernández, quien ha abogado por poner “pie en pared” ante el intento del gran capital de acercar a los países europeos –se ha referido a Europa como “el Continente de los derechos”– al “otro mundo”, en referencia a la realidad de los países “de la selva” en los que no hay derechos laborales.

Entre las reivindicaciones de los sindicatos en favor del trabajo decente destacan la derogación de las últimas dos reformas laborales y la exigencia de una responsabilidad directa de las empresas que subcontraten, además del necesario respeto a los convenios colectivos en el territorio.

Los sindicatos han reclamado al próximo Gobierno de la nación prestaciones de ingresos mínimos para las personas que carecen de contrato para añadir que “es hora” de que los trabajadores empiecen a recuperar poder adquisitivo que, más allá de porcentajes concretos, debe ser superior a los índices de inflación del año 2016 y siguientes.

A esto han unido un “incremento considerable” del SMI en torno a los 800 euros con el objetivo de alcanzar el 60 por ciento de la media salarial en España a lo largo de la legislatura. UGT y CCOO también han reclamado al nuevo Gobierno la modificación del Estatuto de los Trabajadores para dar cumplimiento a la sentencia europea sobre el encadenamiento de los contratos y los despidos de los interinos.

No hay comentarios

Dejar respuesta