Buenas vibraciones

El choque y la victoria ante Agustinos, en Pisuerga, dejó dos partes bien diferenciadas con una segunda en la que los de Paco García descubrieron cual es el camino

Primera victoria para el CBC Valladolid.

Volvía el baloncesto a Valladolid y lo hacía en un día completamente veraniego, perfecto para acercarse a Pisuerga a disfrutar del deporte de la canasta. Había expectación como se podía apreciar a escasos diez minutos del comienzo del choque con las taquillas con largas colas y con más de 1800 fieles que apoyaron a este nuevo CBC Valladolid.

cbc-ciudad-valladolid-agustinos-9El santuario morado cambiaba los colores y el parquet, con la ardilla como protagonista, y los aficionados esperaban con impaciencia las primeras pinceladas del nuevo proyecto de Paco García que dejaba atrás la nefasta segunda vuelta de la temporada pasada con Iñaki Martín al mando y con las desgraciadas lesiones de, entre otros, el mejor jugador de la categoría, Sergio de la Fuente.

Los locales, miedosos, dubitativos y nerviosos no empezaron ni mucho menos bien el encuentro ante un Agustinos que vino a poner las cosas sumamente complicadas en un derbi que estuvo a la altura de la categoría por tensión y emoción principalmente, más que por un alto nivel baloncestístico.

Las alarmas saltaban cuando a falta de más de cinco minutos para el final del segundo, la estrella del equipo (con permiso del 22) Henry Wade-Chatman se iba a la banqueta, contrariado por las malas elecciones de tiro hasta el momento y la escasa efectividad, con tres faltas personales en su haber.

cbc-ciudad-valladolid-agustinos-16Al descanso, el 41-42 dejaba dudas que se iban a acrecentar posteriormente con el 0-6 de salida en el tercero para los leoneses que rápidamente iba a ser contestado por un Dani Astilleros estelar y que cuajó un partido buenísimo pese a los 17 minutos que estuvo en cancha y con un Wade-Chatman que volvió a la pista para revolucionar y dar el partido a los suyos.

En el cuarto, la parroquia disfrutó de su equipo, de los gorros de Graham, hasta tres, del espectáculo de Sidibe y del juego colectivo de un equipo, el de Paco García con mucho margen de mejora aún. El sábado, a partir de las 20:00 horas y a domicilio ante uno de los favoritos de la categoría como Ávila, será otra historia pero este equipo promete y trasmite, en esta rampa de salida, buenas vibraciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta