Un completo Atlético Valladolid vence con claridad a Guadalajara (32-21)

Once jugadores del equipo de Nacho González anotaron en un partido que rompieron en el ecuador de la segunda parte

Víctor lanza a portería ante la oposición de la defensa.

El Atlético Valladolid ha sumado su segunda victoria de la temporada en Asobal al cuajar un completo encuentro para imponerse a Guadalajara en una demostración colectiva del potencial de un equipo en el que anotaron once jugadores, siete de ellos al menos tres goles. En el ecuador de la segunda parte el partido estaba encarrilado para los locales, que terminaron imponiéndose en Huerta del Rey por 32 a 21.

La buena salida del Atlético Valladolid Recoletas se vio respondida por los visitantes, empate a 6 tras 14 minutos de juego. Como suele ser habitual, los de Nacho González buscaron con persistencia un alto ritmo de ataque, que les permitía por momentos encadenar acciones brillantes, como dos goles seguidos de Serrano desde el extremo y otro de Miguel Camino para ampliar la ventaja hasta el 15-11 a falta de cinco minutos para el descanso.

atletico-valladolid-guadalajara-asobal-20En los últimos quince segundos de la primera parte, el Atlético Valladolid sufrió las exclusiones de Víctor y Roberto, una circunstancia que condicionaría el comienzo de la segunda mitad. Guadalajara aprovechó esa circunstancia para reducir a dos los goles de diferencia en sólo un minuto, 16-14. El partido perdió el ritmo que había tenia en la primera parte y el Atlético también supo adaptarse a un juego más pausado y recuperar los cuatro goles de ventaja, 19-15 tras ocho minutos.

Hombrados, legendario portero ahora en las filas de Guadalajara, no pudo hacer nada para frenar el que sería el arreón definitivo del Atlético Valladolid, que aprovechó a la perfección las pérdidas visitantes para anotar en contraataque, dos goles seguidos de Río que dejaban el choque casi sentenciado, 21-15.

La afición premiaba a un equipo reconocible y que levantaba cabeza tras el duro inicio de Asobal, con tres derrotas en cuatro partidos y con la cruz en los finales ajustados. En los últimos quince minutos el Atlético Valladolid mantuvo la compostura defensiva y eso terminó por desbaratar las últimas esperanzas de los manchegos, incapaces de reducir una ventaja que crecía permanentemente.

La amplía rotación de un Atlético Valladolid muy acertado en todas las facetas del juego disparó el resultado hasta el 32-21 final, con jugadas de espectacular ejecución, que hicieron disfrutar al numeroso público de Huerta del Rey en la que ha sido la mayor entrada en el pabellón esta temporada.

No hay comentarios

Dejar respuesta