Giralda y Espeso reinan en la Media Maratón Ciudad de Valladolid

La cuarta Legua Popular se la han llevado Eduardo Ordax y Sara Isabel Valderas

Bonitas carreras las que se han celebrado este domingo en Valladolid, con los grandes monumentos y sitios emblemáticos como espectadores de renombre, junto a los cientos de vecinos que vitoreaban a los corredores a ambas orillas del recorrido. La 28ª Media Maratón Ciudad de Valladolid y la 4ª Legua Popular han congregado a más de 2.000 atletas de todas las edades para disfrutar de un domingo en el que gastar las zapatillas mientras se fomentan los hábitos y hobbies más saludables.

Dos pruebas con ámbitos diferentes: una más competitiva y exigente y otra más popular e ideada para el disfrute. La primera que ha tomado la salida ha sido la Legua, que a las 9.45 daba la salida para los 500 participantes que han copado todas las inscripciones. Un total de 5,5 kilómetros en los que se han impuesto Eduardo Ordax y Sara Isabel Valderas, con tiempos de 17 min 22 seg y 21 min 34 seg, respectivamente.

El plato fuerte y exigente ha llegado quince minutos después con la salida de la multitudinaria 28ª Media Maratón Ciudad de Valladolid, en la que han participado unos 1.800 corredores. Una prueba en la que se ha impuesto, en categoría masculina, el experimentado atleta vallisoletano Óscar Fernández Giralda. El corredor del Atletaria Isaac Viciosa ha comandado la prueba desde el minuto uno y ha parado el crono en 1 h 8 min 18 seg. Como segundo y tercer clasificaron quedaron Juanjo Crespo y Youness Aithadi.

Por el lado femenino, Elena Espeso, otra veterana, ha vuelto a hacerse con la victoria -fue la campeona del año pasado-, con un tiempo de 1 h 18 min 23 seg. La vallisoletana y olímpica también lideró la carrera desde el principio y no tuvo rival. Tras ella entraron Cristina García y Marta Mazaira.

Una gran mañana de deporte es la que se ha vivido en Valladolid, que ha provocado numerosos cortes de carreteras del centro para que los atletas pudieran hacer lo que más les gusta, correr, en entornos tan especiales como la

No hay comentarios

Dejar respuesta