El Yugo de Castilla se rejuvenece

La popular bodega de Boecillo reabre tras cinco años cerrada

El pasado 7 de septiembre las puertas de la popular bodega El Yugo de Castilla, en Boecillo, volvieron a abrirse, tras cinco años cerradas, para iniciar una nueva etapa que, bajo el lema “historia, tradición, innovación”, pretende recuperar el sitio perdido durante los años de crisis y por situaciones profesionales que no transcurrieron por los cauces ordinarios.

De la mano de Alazne Hidalgo (ex de Cristóbal Berzosa) y del hostelero José Antonio García (Rte. El Zagal de San Martín) la emblemática bodega se ha rejuvenecido en cuanto a su imagen y proyección, con personal joven y competente para abordar un nuevo proyecto que, fundamentalmente, pretende volver a lo que siempre fue el Yugo: cocina tradicional con productos netamente de Castilla y León, pero con una campaña agresiva de actividades semanales que despierten el interés de nuevos clientes y recuperar a los que en su día acudían masivamente a la bodega en busca del plato estrella: lechazo asado al horno de leña.

El interior del local también ha cambiado en cuanto a su decoración y distribución de las mesas. Ahora, en las paredes de esta bodega legendaria cuelgan obras del pintor Iscariense Daniel Cabrejas, dando un tono de modernidad, aunque todo lo relativo a la historia de la bodega y sus correspondientes salas permanece intacto, mejor señalizado y en condiciones más atractivas.

Según fuentes del departamento de comunicación, la idea es sacar adelante este proyecto e implantarlo en otros lugares a modo de franquicia, donde participaría el cocinero Cristóbal Berzosa, antiguo responsable de la bodega y actual propietario del amplio local. Los productos castellanoleoneses serán la base fundamental de este proyecto de franquicia.

En la noche del viernes hubo jornada de puertas abiertas donde se dieron cita amigos de los nuevos gestores de la bodega, algunos alcaldes de localidades cercanas y medios de comunicación. No faltó el buen jamón ibérico y algunas otras delicadezas regadas con vinos de la tierra y aderezados musicalmente por el grupo de jazz vallisoletano Free Spirit.

No hay comentarios

Dejar respuesta