Suben los impuestos a empresas y se congelan a los ciudadanos

Puente ha destacado que en 2017 los vallisoletanos pagarán “lo mismo” que este año

Gato y Puente durante una rueda de prensa.

El Ayuntamiento de Valladolid ha aprobado este miércoles, en Junta de Gobierno, las Ordenanzas Fiscales para 2017. Entre ellas, destacan las subidas del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), y la congelación de los tributos a los ciudadanos.

Así lo ha asegurado el alcalde Óscar Puente, quien ha asegurado que los vallisoletanos “pagarán lo mismo” que en 2016 y, además, ha recordado que durante este año ya se suprimió la Tasa de Basuras.

Además, las empresas que tengan bienes inmuebles por valor de más de un millón de euros o las que facturen esa misma cantidad verán incrementados sus tributos. Por un lado, la modificación del IBI propone el establecimiento de tipos diferenciados para los bienes de uso industrial y para el resto de usos no residenciales, que subirán un 7% y un 10%, respectivamente. Dicha subida afectará a 290 inmuebles, que representan el 0,11% de los 257.000 inmuebles que tributan por el IBI en la ciudad, según fuentes municipales.

Por otro lado, se propone que un incremento del 2,3% en el IAE para las empresas que facturen más de un millón de euros. Una modificación que el Ayuntamiento estima que incremente los ingresos en 190.666 euros.

En cuanto a las tasas a los ciudadanos, Puente ha afirmado que “sigue igual o un poco mejor” ya que “vamos a incrementar las bonificaciones a las rentas más bajas y a los ciudadanos desfavorecidos”.

Con estas subidas se prevé recaudar 860.666 euros más, si bien se incorporan nuevas bonificaciones en estos y otros tributos que minorarán los ingresos en al menos 519.222 euros.

En declaraciones a los medios de comunicación el concejal de Hacienda y Promoción Económica ha defendido que esas cifras muestran que “no hay un afán recaudatorio” en el incremento de impuestos -supone un 0,1 por ciento del Presupuesto municipal-, sino que responden al “cumplimiento del acuerdo de Gobierno” firmado entre el PSOE y el Toma la Palabra para aplicar la progresividad fiscal, lo que se hará “de forma selectiva” también en próximos años.

Con ello, el equipo de Gobierno de Valladolid aplica la primera subida de impuestos o tasas desde el año 2013, cuando el Ejecutivo ‘popular’ de León de la Riva implantó la tasa de recogida de basuras que fue retirada este mismo año. Cabe apuntar que hace ahora un año el Gobierno municipal incrementó los valores catastrales para el IBI pero el impuesto no aumentó al rebajarse el tipo de gravamen.

No hay comentarios

Dejar respuesta