El Pucela enciende las alarmas

El conjunto de Paco Herrera cayó en Lugo y acumuló su tercera derrota consecutiva

El Pucela sumó su tercera derrota consecutiva. Fotografía: LFP.

Se encienden las alarmas a orillas del Pisuerga. Empezamos pronto. Más aún después del buen inicio con esa victoria ante el Real Oviedo en Zorrilla por 1-0, el empate en Vallecas y el triunfo de nuevo en feudo blanquivioleta ante el Girona por 2-1. La victoria copera ante el Real Zaragoza ayudó también a ganar en optimismo pero desde entonces, todo se ha ido al traste.

Primero en Tenerife, tras unos buenos primeros 45 minutos y una segunda parte nefasta después del gol psicológico de Carlos Ruiz cuando agonizaba el primer acto. Segundo el pasado sábado, en Zorrilla y ante el UCAM Murcia, también de la peor forma posible, después de tener ocasiones clarísimas y de perecer en la orilla con el gol en 92 de Tito.

La tercera y última, ayer, ante el Bayern de Lugo, eso parecía el cuadro gallego en la primera parte cuando bailó por completo a un desdibujado conjunto, el de Paco Herrera que consiguió marcharse, milagrosamente, con vida al descanso, 1-0, y que a punto estuvo de igualar la contienda de no ser por los constantes errores arbitrales que lastraron al cuadro pucelano.

real-valladolid-lugo-2

Pero el colegiado, en este caso González Fuertes, no debe ser excusa para tapar unos primeros 45 minutos nefastos, los peores de la temporada sin lugar a dudas, con un Real Valladolid a merced del rival ninguneado y sin oportunidad ninguna viéndolas venir y suspirando cada vez que la pelota salía de fondo a milímetros del marco de un Isaac Becerra que volvió a dejar dudas.

El centro del campo con Leao, Míchel y Álex López ni la olía, los de arriba estuvieron desaparecidos y los de atrás desbordados, con mención especial para los laterales, Moyano y Balbi, que no estuvieron ni mucho menos finos.

Después, sí, el Pucela tuvo la opción de empatar pero el sonrojo inicial fue tan grande que la falta de gol de los blanquivioletas propició una derrota justa por tan mal primer acto.

Las alarmas se encienden en la capital del Pisuerga tras estos últimos cero de nueve puntos conseguidos y con un balance pobre de siete puntos de 18 posibles. Con Garitano, el pasado año, el equipo sumaba un punto más a estas alturas, todo hay que decirlo.

Toca mejorar, apretar y afinar.

No hay comentarios

Dejar respuesta