La circulación de vehículos en Plaza Mayor tiene los días contados

Óscar Puente ha anunciado que se trabaja de manera constante en la idea de sacar de la plaza tanto las paradas de transporte público como los accesos al parking, que irán a la calle Manzana y Pasión.

El espacio de la Plaza Mayor por el que circulan los autobuses y taxis.

Una de las grandes apuestas del equipo de Gobierno que dirige el alcalde Óscar Puente va tomando forma. Se trata de la total peatonalización de la Plaza Mayor, para lo que el Ayuntamiento quiere eliminar las paradas de transporte público de la calle Ferrari y, además, mover los accesos al parking, que se realizarían por la calle Manzana -la entrada- y por la calle Pasión -la salida-.

El primer edil ha afirmado a los medios de comunicación que son proyectos que se quieren realizar en el tiempo “más corto posible” y que con ello se busca dar un mayor impulso al comercio de proximidad en contraposición a la “activa oposición” a que se instalen nuevas grandes superficies en Valladolid.

Actualmente el Ayuntamiento se encuentra estudiando ambos proyectos y no ha querido hablar de cifras a pesar de señalar que se harán si son “técnicamente viables“, pero el que más quebraderos de cabeza puede levantar es el de los accesos al parking de Plaza Mayor, cuya concesión de la primera planta ya ha terminado. Es, por tanto, un “momento óptimo” para estudiar esa fórmula.

Puente ha dejado unos datos sobre la mesa que hablan de que en la actualidad uno de cada tres días el transporte público no puede circular por la Plaza Mayor. Asimismo, ha asegurado que ese movimiento de la parada de autobús será de escasos metros, ya que iría a la calle Duque de la Victoria.

“Si planteamos sacar el transporte público no es para dificultar el acceso al centro sino para facilitarlo, dando carácter estable a esas paradas”, ha aseverado el regidor. Misma idea que ha lanzado con la movilidad de las entradas al aparcamiento subterráneo, que permanece cerrado uno de cada cuatro días.

Puente ha querido dejar claro que “no vamos a convertir ningún aparcamiento rotatorio en uno de residentes y no vamos a implementar las peatonalizaciones a no ser que vengan solicitadas por comerciantes”. Asimismo, ha reflejado que ahora se trabaja en una única peatonalización como es la de la calle Regalado, cuyos comerciantes han pedido expresamente.

El primer edil ha expresado estas palabras a modo de “mensaje de tranquilidad” para el pequeño comercio porque “es en el que creemos”.

Por su parte, Javier Labarga, presidente de Fecosva, ha dicho que estas palabras “rotundas y claras” hay que trasladárselas a unos comerciantes que están en contra de esa supresión de paradas de transporte público, no así del movimiento de los accesos al aparcamiento. “Al comerciante hay que explicarle esa salida del transporte público y todo tiene su tiempo, pero de momento la mayoría no quiere que salga”, ha afirmado.

Por último, el alcalde de Valladolid ha asegurado que con estos proyectos pretenden que la Plaza Mayor sea un espacio de “disfrute” para la ciudadanía, que se revitalice el comercio de proximidad, que haya calles más seguras y movilidad más sostenible, al tiempo que ve mayores posibilidades para “realizar más actividades y de más calidad” en la Plaza Mayor.

No hay comentarios

Dejar respuesta