Los sindicatos piden paralizar el ERE de Lauki por “mala fe”

Los trabajadores reclaman a Lactalis que de más plazo para facilitar la venta de la fábrica

Una de las protestas de las últimas semanas.

Continúa la incertidumbre sobre el futuro de Lauki y de los más de 80 trabajadores, ante las dificultades que está poniendo Lactalis para vender la histórica fábrica de Valladolid. Esa situación ha llevado a los sindicatos a convocar más movilizaciones en favor del mantenimiento de la actividad y del empleo en Lauki y han pedido a la Dirección General de Trabajo que paralice el expediente de regulación previsto si la multinacional Lactalis no amplía el plazo de cierre más allá del 30 de septiembre.

Así lo han afirmado los representantes sindicales en una rueda de prensa en la que han presentado una “batería” de medidas “enfocadas a conseguir que Lactalis se avenga a procurar una venta real y cumpla con el principio básico de acuerdo”.

Así lo ha explicado Juan Manuel Ramos, de Comisiones Obreras, quien ha señalado que ven “mala fe” y no una “verdadera voluntad de venta”, de manera que incumplen el primer punto del acuerdo firmado con los sindicatos en el que se condicionaba el despido colectivo al potencial de venta de la fábrica de Valladolid.

Ramos ha recordado que la propia multinacional francesa puso sobre la mesa el pasado día 9 de septiembre, en una reunión con la Fundación Anclaje, el interés de un grupo dedicado a la elaboración de piensos animales con derivados lácteos, aunque ésta ha pedido más tiempo para poder elaborar una propuesta formal de compra.

Así, ha señalado que las movilizaciones previstas, aunque reconoce que no van a “sentar bien”, son todos los recursos que tienen para intentar que haya una continuidad en la actividad de la fábrica, a pesar de que el presidente del Comité de Empresa, José Manuel González, ha reiterado que no ven “voluntad” de venta, ni “intención” de ello.

El secretario de Política Sindical, Industrial y Empleo de UGT Castilla y León, José Raúl Santa Eufemia, ha señalado que si no se hubiera llevado a cabo la Reforma Laboral Lactalis no se encontraría en esta situación, ya que dio un “latigazo” a la facultad de poder paralizar un expediente de regulación en una empresa en crisis, salvo en caso de “mala praxis” o “mala fe”.

Santa Eufemia entiende que habría mala fe si la empresa se pone “de espaldas” al objetivo de venta de la empresa, a lo que Juan Manuel Ramos ha añadido que los servicios jurídicos avalan que puede haber “dolo o mala fe” porque hasta ahora Lactalis ha vetado algunas empresas interesadas con un proyecto industrial que podría doblar la plantilla y la propia multinacional ha sido la que ha informado del interés de la empresa de piensos.

Por ello, lo que reclaman es que la Dirección General de Trabajo impugne el expediente y lo deje sin efecto y aplicación salvo que la empresa amplíe el plazo y pueda negociarse, dado que desde el día 9 hasta el 30 es “muy corto” y sería “razonable” su ampliación si hay voluntad de venta por parte de la multinacional.

Movilizaciones

Los sindicatos recrudecerán en los próximos días las movilizaciones con una “batería” de acciones que arrancarán este jueves, 15 de septiembre, con una concentración y recogida de firmas en apoyo a la continuidad de la actividad productiva y para que Lactalis se avenga a la venta. En este acto, que se desarrollará en las instalaciones de Lauki entre las 13.00 y las 15.00 horas, se entregarán unos vales canjeables por leche el sábado 24 al finalizar la manifestación prevista.

Por otro lado, el día 20, entre las 10.00 y las 20.00 horas, se repartirán pasquines informativos en los supermercados vallisoletanos en los que se informará de la manifestación prevista el día 24 y se hará un llamamiento expreso a la ciudadanía para que ejerza un “consumo responsable” y adquiera productos de otras empresas con políticas de “verdadera responsabilidad social” y no como Lactalis, que aseguran que ha “obrado de mala fe y de forma descorazonada”.

El día 21 los trabajadores volverán a concentrarse a las puertas del centro de trabajo entre las 13.00 y las 15.00 horas, donde llevarán a cabo una recogida de alimentos solidaria, que entregarán posteriormente al Banco de Alimentos, aunque no recogerán productos de la multinacional Lactalis (Président, Puleva, Galbani, Parmalat, Chufi, La Lechera, Ram, El Castillo, Gran Capitán, etcétera).

Finalmente, salvo alguna acción “sorpresa” que pudieran imaginar, el sábado 24 a partir de las 12.00 horas se desarrollará una manifestación que partirá de la Plaza Mayor de Valladolid hasta el centro de trabajo de Lauki, donde se repartirá leche de forma gratuita a las personas que aporten el vale canjeable que se entregará en la concentración del jueves día 15.

Respuesta contundente

Por su parte, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha reiterado la postura municipal y ha advertido que si el conflicto de Lauki concluye con un cierre de la fábrica sin que Lactalis acceda a venderla a otra empresa, tendrá “una respuesta contundente” de la ciudad y del Ayuntamiento, que “no puede quedar cruzado de brazos”.

No obstante, el regidor vallisoletano ha añadido que mantiene la “esperanza” de que la multinacional francesa atienda a alguna de las “muchas” ofertas de compra que se han planteado para la fábrica de Lauki y que, en muchos casos “ni siquiera entran en su ámbito de competencia”.

Pero ha querido lanzar una advertencia sobre las consecuencias que tendría un cierre. Una de ellas sería el ‘boicot’ planteado ya en su momento por el propio Puente y que también proponen los sindicatos. “La imagen reputacional de esa empresa en la ciudad no será la misma después de esa decisión”, ha recalcado.

En este sentido, ha dejado claro que si no hubiera un acuerdo para la venta de la fábrica de Lauki el Ayuntamiento “va a pelear por la ciudad”. “Lo que no puede hacer Lactalis es irse de la ciudad, dejar una empresa que según los análisis era hiperrentable, negarse a que otras empresas compren la fábrica, por que evidentemente le está dando la patada a la ciudad y a los trabajadores”, ha recalcado.

No hay comentarios

Dejar respuesta