Puente advierte a Lactalis que si cierra el Ayuntamiento será “beligerante”

El 30 de septiembre acaba el plazo dado por la multinacional para poner fin a la actividad de Lauki sin que se haya cerrado aún la venta

Puente con los representantes de los trabajadores tras una de las reuniones.

Sigue la incertidumbre para los más de 80 trabajadores de Lauki en Valladolid, la fábrica que Lactalis tiene la intención de cerrar y cuya venta no termina de cerrarse. El alcalde, Óscar Puente, ha advertido hoy a la multinacional francesa que en caso de que cierre la planta sin venderla a una de las empresas interesadas, “el Ayuntamiento va a ser tremendamente beligerante con esta empresa a todos los niveles y su imagen no va a quedar en pie en lo que dependa del Ayuntamiento, no vamos a facilitar ninguna salida económica para lo que dejen en Valladolid”.

Puente confía en que la mediación de la Fundación Anclaje y las gestiones de las últimas semanas antes del cierre sirvan a Lactalis para vender la fábrica “a una de las diferentes empresas interesadas, continúe la actividad empresarial y se mantengan los puestos de trabajo”.

Lactalis pretende una reconversión industrial y el plazo termina el 30 de septiembre, “sabemos que estamos muy justos de tiempo ya y necesitamos una respuesta clara de Lactalis sobre la venta para que no se llegue a lo que nadie quiere que es el cierre”, ha añadido Puente.

Por su parte, Juan Carlos García Serrano, representante de UGT, ha reconocido que los trabajadores están “preocupados porque se acaban los plazos y no hay nada claro, nos llegan muchos rumores pero poca información concreta sobre si va a haber una venta”.

García Serrano ha puntualizado también que los trabajadores ya tienen “el calendario de fin de producción el día 27 de septiembre y a partir de ahí se ejecutará el plan social”.

No hay comentarios

Dejar respuesta