Monopatines, acrobacias y caídas convierten Moreras en un skatepark

Desde las 18.00 hasta las 21.00 horas, las pistas deportivas han sido el lugar perfecto para la exhibición y las enseñanzas de los chicos de Botijo Indoor

Sin lugar a dudas, Moreras ha sido y es el lugar de referencia para la gran parte de la juventud de Valladolid. Hasta ahora lo era por el único motivo de reunirse por la noche con los amigos para beber alcohol mientras pasaba la noche. Pero ahora, este espacio acoge infinitud de actividades como la que los chicos de Botijo Indoor han llevado a cabo este miércoles.

Tres horas de monopatines, acrobacias, caídas, risas, algún que otro llanto o lamento y, sobre todo, constancia para que el aprendizaje se impregne en la sangre de los jóvenes que hoy han pasado tres horas con sus monopatines.

Un par de obstáculos improvisados pero bien ensamblados, una barra de metal para los trucos de grind y unos conos para los recién iniciados ha sido todo lo que han necesitado los cerca de 50 chavales que no ha parado de rodar sobre su tabla durante tres horas.

Los había de todos los niveles y edades. Desde los más curtidos en este hobbie hasta los que se montaban por primera vez en un monopatín, pero ninguno pasaba de los quince años. Les había incluso de poco más de seis o siete años, que acompañados por su padre o madre han intentado mantenerse en pie, y con bastante suficiencia hay que decir.

Una actividad más para un espacio como las Moreras que se podría decir que vive una segunda juventud en estas Fiestas de la Virgen de San Lorenzo.

No hay comentarios

Dejar respuesta