La mecha de fiestas comienza a arder con el multitudinario desfile

Más de 10.000 personas han dado el pistoletazo de salida a las fiestas con el ya mítico desfile de peñas en el que las risas y el alcohol vuelan por los aires

Uno se da cuenta de que las Fiestas de la Virgen de San Lorenzo son especiales cuando los foráneos las disfrutan desde dentro y se quedan atónitos. Y es que los vallisoletanos estamos tan acostumbrados a celebrar por todo lo alto esta semana de festejos que apenas nos damos cuenta de su magnitud. Como el desfile de peñas que cada año abre la veda para el gozo y el disfrute de los miles de jóvenes que hacen de Valladolid su discoteca particular.

Más de 10.000 personas se han dado cita esta tarde de viernes para encender la mecha de unas fiestas que no han hecho más que comenzar. Desde una hora antes de la hora estipulada, las 19.00 horas, la Acera de Recoletos y el Paseo Central del Campo Grande se empezaron a llenar de ambiente, ayudados por la música que sonaba que hacía prever que la noche sería larga.

Tras ese fulgurante inicio, la multitudinaria comitiva se ponía en marcha rumbo a la calle Miguel Íscar y dejando atrás la emblemática -y vallada- Plaza de Zorrilla. Ya en la céntrica vía, los Bomberos de Valladolid fueron los grandes animadores gracias a varias mangueras con las que calmaban la sed de los uniformados fiesteros pero hacían crecer sus ganas de continuar celebrando.

El calimocho volaba por los aires y ya no quedaba un alma que no estuviera empapado de ese brebaje pegajoso pero adictivo tan propio de las celebraciones multitudinarias. Un par de andamios con ruedas y música incorporada a todo trapo hacían las veces de djs callejeros encargados de que los ánimos no decayeran ni una milésima de segundo.

Risas y confidencias se mezclaban con bromas y encuentros fortuitos de gente que quizá se había visto ayer, pero no con la euforia por los aíres que les hacía encantados de haberse encontrado.

Un recorrido que después enfiló Duque de la Victoria hasta llegar a la Plaza Mayor, donde esperaban los Rockcampers para el pregón que diera el inicio oficial a la Feria y Fiestas de la Virgen de San Lorenzo.

Unas celebraciones que no han hecho más que comenzar y que prometen dar guerra hasta el 11 de septiembre, donde las fuerzas flaquearan pero el recuerdo de esta semana será imborrable.  

No hay comentarios

Dejar respuesta