Valladolid-Sahara, lazos de unión que se afianzan con el tiempo

El Ayuntamiento de Valladolid ha recibido este jueves a 35 niños saharauis que pasan su verano en familias de acogida vallisoletanas.

Valladolid nunca ha dado la espalda en cuestiones sociales de calado como la que este viernes ha ocupado el Salón de Recepciones del Ayuntamiento, y otras estancias en las que se han dejado oír las risas inocentes de 35 niños saharauis que pasan en la ciudad un verano alejados de los campos de refugiados donde viven el resto del año.

El alcalde, Óscar Puente; la concejala de Servicios Sociales, Rafaela Romero; y el presidente de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui en Valladolid, Rufo Martí, han sido los encargados de dar constancia de una “experiencia que no olvidarán” y que “crean relaciones que perduran de por vida”, como ha recalcado el primer edil.

En ese sentido, el regidor ha apostado por aumentar dicha relación, que ya es bastante estrecha, entre Valladolid y los niños saharauis. Una relación que se enriquece en ambos sentidos de la misma, ya que los niños aprenden y disfrutan de la cultura española y sus familias se acercan más a la realidad y el modo de vida en el Sahara.

Y es que, como ha recalcado Rafaela Romero, los niños saharauis en campos de refugiados “no tienen una vida fácil” y suponen un “ejemplo” por el esfuerzo que realizan diariamente para salir adelante.

Por su parte, Rufo Martín ha destacado que esta colaboración no es puntual, como esta acogida estival, sino que también se traduce en ayudas como las dadas hace escasos meses por el Ayuntamiento de Valladolid para paliar los daños que causaron las inundaciones en el Sahara a finales de 2015. Una ayuda directa de 5.000 euros que si bien no solucionaron el problema, ayudaron a mejorar la situación.

Por ello, Martín ha agradecido el apoyo del Consistorio y ha deseado que se mantenga un compromiso que este verano se ha visto incrementado, al pasar de una veintena de niños acogidos en 2015 a los 35 actuales.

No hay comentarios

Dejar respuesta