Desaparece una joven vallisoletana de 17 años

Se la perdió la pista el sábado, cuando había quedado con unas amigas en el entorno de la Playa de las Moreras

Aroa ya se ha puesto en contacto con su madre.

La familia de Aroa Borja Reguera lleva cinco días en un sinvivir después de que la perdieran la pista el pasado sábado, 20 de agosto, cuando había quedado con unas amigas en la Playa de las Moreras mientras sus padres realizaban unas compras.

Aroa, una joven de tez morena y de 17 años y con 175 centímetros de altura y 68 kilogramos de peso, vestía en el momento de su desaparición unos pantalones cortos vaqueros con unas estrellas estampadas, como ha relatado su madre Esperanza a este periódico.

Uno de los elementos más significativos para su distinción son unos tatuajes que lleva en la mano derecha y otro en el pecho en el que se pueden leer sus iniciales -A. B. R.-.

De momento no hay ninguna pista clara sobre el paradero de Aroa, pero según ha podido saber este periódico, supuestamente se ha puesto en contacto con una amiga de su madre, a través de Facebook, para decirle que se encontraba bien. Unas informaciones a las que se está siguiendo la pista.

Además, Esperanza ha recibido tres llamadas esta misma mañana, a las 7.00 horas, desde un número privado, pero no le dio tiempo a coger el teléfono. Unas llamadas que la Policía no puede rastrear.

Por el momento las investigaciones siguen abiertas y Esperanza, la madre, ha dado su número de teléfono -678353608- para recibir cualquier noticia sobre el paradero de su hija. Algo que también da lugar a falsas alarmas, como una llamada en la que le han asegurado que su hija estaba por el Pinar de Antequera. Algo que no se ha podido confirmar.

No hay comentarios

Dejar respuesta