El patín como forma y estilo de vida

El Botijo Indoor Boardhouse crece año a año desde su apertura al público a principios de 2014 y cada vez son más los que pasan por esta nave, de 500 metros cuadrados, que acoge en su interior rampas, escaleras, barandillas y otros “obstáculos” para disfrutar de una pasión llamada patín

El skate es uno de los deportes que más se está extendiendo en los últimos años en España, por influencia de otros países como Estados Unidos, donde la tradición y el amor a esta derivación del surf, que se remonta a principios del siglo XX, está arraigada desde hace décadas.

Flavio un joven brasileño que cumplirá 30 años en noviembre, que llegó a la capital del Pisuerga con 18 años y que lleva desde los 16 patinando, comparte con Enri, español de 43 años que se inició en esto del patín con 16 aunque tuvo que dejar la actividad con 19 para retomarlo en la actualidad, comparten esta “filosofía de vida” que les ayuda a “sentirse libres” y sobre todo “vivos”.

Juntos alquilaron, en diciembre de 2013, una nave que tuvieron que limpiar, pintar y acondicionar poniendo rampas y escaleras, de aproximadamente 500 metros cuadrados, en la calle Carraca de la capital vallisoletana que se convertiría en febrero de 2014 en el Botijo Indoor Boardhouse, punto de encuentro de los más fieles a este deporte que llegan de cualquier punto de Castilla y León e incluso de fuera de nuestra Comunidad.

“La idea surgió entre cinco o seis amigos. Se fue comentando entre el grupo para buscar un espacio un poco más habilitado y cerrado para no pasar tanto frío y para concentrarnos un poco más sin molestias”, comenta Flavio, que no duda en asegurar que las condiciones climáticas fueron claves para dar el paso, ya que si llueve o hiela, en invierno, resulta casi imposible practicar este deporte.

Botijo Boardhouse, patín, Valladolid.
Enri y Flavio los creadores de Botijo Indoor Boardhouse

Ningún comienzo fue sencillo

Como todos los comienzos, el paso de “El chapas”, espacio habilitado junto al Centro Cultural Miguel Delibes para la práctica del skate, al Botijo Indoor Boardhouse no fue nada fácil como asegura Enri, que recuerda con nostalgia aquel periodo de “autogestión” en el que tuvieron que invertir mucho dinero.

“Al principio, unos podían poner más y otros menos. Poco a poco, los más responsables nos fuimos involucrando más hasta llegar a la estructura que tenemos ahora pero fue todo por nuestra cuenta. No tuvimos ningún apoyo, ninguna subvención ni nadie que nos financiara”, asegura Flavio.

Tampoco fue sencillo encontrar patrocinadores que aportaran esa ayuda necesaria que hoy y tras mucho esfuerzo si tiene el Botijo y que le hace seguir creciendo “esté quien esté” como matiza Enri.

Botijo Boardhouse, patín, Valladolid.
Efecto especial de uno de los patinadores en uno de sus ejercicios

Para todas las edades

Abierto de 17:00 a 21:00 horas de martes a domingo, el Botijo Indoor Boardhouse, que adopta ese nombre por dos hermanos que llevaban a cuestas un botijo del que bebían nuestros protagonistas cuando practicaban su deporte favorito en “El chapas”, está integrado, en la actualidad, por 40 personas, entre socios, abonados y gente que llega a patinar por libre.

Botijo Boardhouse, patín, Valladolid.
Flavio concentrado

“Hay gente que viene asiduamente, otra que lo hace una vez por semana y bastante de fuera, de Zamora, Salamanca, Palencia o Madrid. Tenemos un socio de Zamora que estudia aquí y que el fin de semana descansa en su casa”, apunta Enri.

“La edad mínima dentro de nuestros estatutos serían 6 años. La máxima es hasta que el cuerpo aguante, tenemos un profesor que  tiene 48 y patina en la actualidad porque ha empezado ahora”, añade Flavio.

Además, los sábados y los domingos imparten clases para los más jóvenes, que aprenden muy rápido y que buscan adoptar una identidad con el skate como pilar básico. Quince son los “aprendices” que reciben estas clases de iniciación entre las que hay chicas, que según Flavio y Enri “apuntan maneras”.

Botijo Boardhouse, patín, Valladolid.
Enri, uno de los fundadores de Botijo Indoor Boardhouse, disfrutando del patín

Un premio al trabajo bien hecho

Todo esfuerzo tiene su recompensa y después de mucho trabajo y gracias a la colaboración con el Ayuntamiento de Valladolid, el próximo 7 de septiembre y durante las Ferias y Fiestas de la Virgen de San Lorenzo, El Botijo Indoor Boardhouse estará dando una masterclass de tres horas en la Playa de las Moreras.

“Este será el primer evento que hagamos con el Ayuntamiento, pero tenemos ganas de seguir dentro de su calendario”, asegura Flavio antes de que Enri añada que hasta el lugar llevarán algún módulo en el que el que así lo quiera podrá practicar el deporte del skate.

Y todo para conseguir que Valladolid, como otras ciudades cercanas como Salamanca o Madrid, empiece a tejer una identidad cultural y profesional, con el patín como epicentro, que crecerá exponencialmente en años venideros. De momento, este acuerdo con el Ayuntamiento es un premio al trabajo bien hecho y un primer paso para seguir progresando.

Botijo Boardhouse, patín, Valladolid.
Flavio a punto de abordar un obstáculo

Un estilo de vida

Inmiscuirse en El Botijo Indoor Boardhouse es darse cuenta de que este deporte es, para el que lo practica, algo diferente, algo especial. El aroma a patín, a esfuerzo, a una ‘filosofía de vida’ es algo único que lo convierte en un estilo del que todo aquel que lo practica queda prendado

“A mí es lo mejor que me ha pasado. El saber patinar es una sensación de libertad y de vida. Te sientes vivo. Explicarlo es muy difícil”, asegura Enri, antes de que Flavio añada que gracias a una tabla y cuatro ruedas puedes “conectar con otra gente de diversos países” con los que se sintoniza rápidamente porque “hay un elemento común de por medio”.

El patín es por tanto ese nexo de unión, esa forma y ese estilo de vida diferente y único para todo aquel que se monta en él que tiene en El Botijo Indoor Boardhouse su templo y que cada vez enamora a más fieles que no se separan de él una vez que prueban la magia del skate por vez primera.

No hay comentarios

Dejar respuesta