Vino, viandas y sonrisas reúnen a Quintanilla desde el S.XVI

Como cada año, la localidad de Quintanilla de Onésimo celebra su merienda popular en torno a la Plaza Mayor y en la que se reparten 1.000 litros de vino

Quintanilla de Onésimo no ha faltado a una tradición que no se sabe bien cuando comenzó pero todo hace indicar que se remonta al siglo XVI. Se trata de la merienda que reúne a todos los habitantes y naturales de esta localidad vallisoletana en el corazón de la ribera del Duero en torno a la Plaza Mayor.

Una jornada festiva en la que niños y mayores disfrutan por igual a medida que el sol se va metiendo y va dejando más hueco para las complicidades entre los vecinos. Canapés, empanadas, tortillas de patata, paellas y todo tipo de manjares en las mesas y que preparan en sus casas para degustar en comunidad.

Como no puede ser de otra manera a tenor por la zona en la que se enmarca Quintanilla, la merienda, que ha reunido a unas 1.500 personas con la iglesia de San Martín a un lado y la Casa Consistorial al otro, ha estado regada por 1.000 litros de vino, que este año ha sido cedido por la Bodega Viña Mayor.

Risas y conversaciones amistosas entre peñas de jóvenes -y no tan jóvenes- y los veteranos del lugar han sido el hilo conductor de una tradición que se remonta al siglo XVI y que ha sido declarada de interés turístico. Todo se remonta a cuando los pocos habitantes de esta zona cedían sus tierras para que las bodegas de la época pudieran producir su vino. Al tener mayor cercanía a los productores de vino, estos les daban algunos litros para que pudieran disfrutarlos sentados en la plaza del pueblo. Un vino que no siempre fue tinto, sino que comenzó siendo blanco, también fue rosado y aderezado con la fruta que en la época estuviese más en boga.

Toda una tradición que dice mucho de la armonía en la que vive Quintanilla de Onésimo y de la buena disposición de sus habitantes, a los que es difícil borrarles la sonrisa en una fiesta compartida y disfrutada por todos desde hace cinco siglos.  

No hay comentarios

Dejar respuesta