Lavado de cara para las carreteras autonómicas de Valladolid

La Junta invertirá más de siete millones de euros para mejorar las vías y repintar las señales horizontales.

Las carreteras autonómicas -dependientes de la Junta de Castilla y León- se preparan para cuatro años de remodelación y renovación del asfalto, así como para el repintado de sus señales horizontales. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha León ha adjudicado dicho mantenimiento para los próximos 4 años.

Los trabajos de mantenimiento de las vías de la red autonómica se han adjudicado a la empresa Peninsular de Contratas, S.A., por un importe de 7.229.990,83 euros. En este apartado la empresa se encargará, a lo largo de los próximos cuatro años, del mantenimiento de 55 carreteras y tramos de la red autonómica que discurren por el territorio de Valladolid, además de trabajar en algunos tramos pertenecientes a otras vías.

Entre las actuaciones que se incluyen en este contrato se encuentran el arreglo de baches, la reposición y sustitución de señales verticales en mal estado o desactualizadas, el segado de la vegetación de los márgenes, la reparación y renovación de las barreras de seguridad, así como la atención de incidencias, tales como accidentes, que puedan afectar a las infraestructuras, junto a la limpieza y cuidado de las obras de fábrica de la red viaria.

La Junta ha adjudicado, además, el contrato para la señalización horizontal, pintado y repintado de diversos tramos de la red autonómica en Valladolid a la empresa ACEINSA Levante, S.A., por un importe de 197.486,31 euros. Estas actuaciones, que se extenderán en el tiempo hasta el próximo año 2017, implican la mejora de las marcas en tramos de más de 40 carreteras.

En las labores de repintado se prestará especial atención a los ejes de las carreteras, dado que es la parte de la señalización horizontal que sufre un mayor desgaste, aunque sin dejar de lado otros elementos, como las líneas laterales, las isletas, o el marcado de señales de stop y ceda el paso, entre otras.

Se trata de unas obras que, además de necesarias en la conservación de las infraestructuras viarias de la provincia, ayudarán a una mayor seguridad de los conductores que circulen por ellas, con lo que continúan los esfuerzos del Gobierno regional en la reducción de la siniestralidad en las carreteras, también por esta parte.

Las principales carreteras de la red autonómica en Valladolid, a las que en los trabajos mencionados se dedicará una especial atención, son la CL-600 (Simancas-Tudela de Duero), de más de 28 kilómetros; la CL-610 (Valladolid-Peñaranda de Bracamonte), que en sus 96 kilómetros -más de 60 en la provincia de Valladolid- conecta la provincia pucelana y Salamanca a través de Medina del Campo; la CL-612, en los aproximadamente 35 kilómetros de su tramo en la provincia (entre Palacios de Campos y Santa Eufemia del Arroyo); y los 11 de la CL-621 entre Mayorga y el límite con la provincia de León.

No hay comentarios

Dejar respuesta