“La falta de diálogo se ha llevado parte de nuestra historia”

Los vecinos de La Rondilla lamentan que Tomás Burgos y el PP “no hayan querido sentarse a hablar” sobre el futuro del Colegio San Juan de la Cruz

El derribo del Colegio San Juan de la Cruz era más que previsible desde que a finales de julio se colocaron las vallas que cercaban el edificio. Por eso, medio centenar de vecinos de La Rondilla se han concentrado cada día de esta semana a primera hora para intentar de impedir lo que este jueves ha terminado ocurriendo, que las máquinas comenzaran a derribar el antiguo Colegio.

“Es un día triste y de impotencia, hemos hecho todo lo que podíamos para evitar que esto ocurriera, pero la falta de diálogo del PP se ha llevado parte de nuestra historia, no han querido ni sentarse a hablar sobre lo que planteábamos los vecinos para este edificio y su futuro”, lamentaba esta mañana la presidenta de la Asociación Vecinal Rondilla, Carmen Quintero.

La concentración estaba convocada a las 7.45 horas, como cada día, para pasar la mañana vigilantes. Sin embargo, las máquinas de la empresa contratada por la Seguridad Social para el derribo se han adelantado. “Han ido a las 7 y cuando hemos llegado ya estaban en pleno funcionamiento”, ha apuntado resignada Quintero.

El secretario de Estado de la Seguridad Social y diputado del PP por Valladolid, Tomás Burgos, “no ha aceptado reunirse con nosotros y tampoco ha respondido a las cartas que le hemos enviado, ni siquiera ha esperado al concurso de ideas que ellos mismos han convocado para ver si alguna de las propuestas planteaba mantener una parte del edificio”, ha recordado Carmen Quintero, que ha insistido en que todo esto ha respondido “a una postura política y no técnica sobre el edificio”.

Esperanza

Los vecinos se van a reunir por la tarde con el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, “para analizar qué queda por hacer todavía, aunque es evidente que el edificio ya no lo podemos recuperar. Ahora lo mejor sería un cambio de Gobierno central para que en la parcela, en vez de oficinas de la Seguridad Social, hubiera un centro de día o un espacio cultural”, ha explicado Quintero.

“Dolor de estómago y la sensación de que tiran algo por lo que hemos luchado muchos y durante mucho tiempo, ahora lo más triste es que tendremos que ver ese solar vacío durante mucho tiempo, porque no tienen ni proyecto para lo que vayan a hacer, ni presupuesto”, ha concluido Quintero.

No hay comentarios

Dejar respuesta