El valor y la importancia del tesoro arqueológico de Valladolid

La ruta arqueológica busca recrear puntos de la capital del Pisuerga de otras épocas, lugares menos conocidos, y que no están a la vista del público

Valladolid esconde en su subsuelo vestigios importantes de su pasado, una ciudad oculta, invisible y desconocida que llama la atención de vallisoletanas como Magdalena Hernández, que llevó a cabo esta ruta arqueológica para “ver algo jamás contemplado nunca” y disfrutar “de las ruinas y del patrimonio de la ciudad“.

Ruta Arqueológica, Valladolid, Cultura.
Los asistentes observan las instantáneas

Pese a que hay lugares a los que no se puede acceder por “cuestiones de seguridad” como nos confirma la guía de la ruta, María Martín, lo que se persigue es “recrear puntos de Valladolid de época romana o antigua-medieval” que “no son conocidas por los turistas ni por los habitantes de la ciudad”.

El camino comienza en la iglesia de Nuestra Señora de la Antigua, lugar en el que se puede recrear el periodo romano, para posteriormente entrar en el jardín de La Colegiata, de la época del Conde Ansúrez. Los restos de este edificio, como apunta la que mejor conoce todos los entresijos de esta ruta, son “del siglo XI” y desde dentro se puede apreciar perfectamente hasta donde “llegó la construcción de la Catedral”.

Ruta Arqueológica, Valladolid, Cultura.
Una de las imágenes de las que los asistentes a la ruta pudieron disfrutar

La siguiente parada es la iglesia de El Santísimo Salvador, en la que la capilla toma una relevancia especial ya que a través el cristal se puede ver la cripta funeraria con tumbas antropomorfas que llaman mucho la atención a todos los curiosos que deciden completar este transcurrir por parte del subsuelo vallisoletano.

Tras esto, se pasa por San Benito y se llega hasta el Archivo Municipal donde como asegura la guía de la ruta, “abriendo una puertecita, nos introducimos en el espacio en el que estuvo el claustro”. Por el suelo se puede apreciar hasta donde llegaba este claustro de un convento que anteriormente fue el Palacio de Catalina de Lancaster y de Enrique “El Doliente”.

Ruta Arqueológica, Valladolid, Cultura.
La importancia arqueológica de Valladolid es mucha

Con el caminar y el ir completando la visita a puntos de la ciudad de suma importancia “se van viendo las etapas de ampliación de la ciudad” como asegura María Martín. De la parte romana se pasa al barrio de Reoyo y se visitan zonas de un valor incalculable y que muchos no sabían de su existencia.

San Benito y la capilla de la Iglesia de El Santísimo Salvador son los dos lugares más valorados por todos aquellos viajeros o vecinos de Valladolid que deciden cubrir una ruta única para quedarse boquiabiertos y para entender, mucho mejor, la evolución histórica de la ciudad.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta