Ríos de Luz VII: éxtasis lumínico en la Cúpula del Milenio

Este edificio pasa por ser el estandarte de una ruta única como es esta de Ríos de Luz que enamora a todo aquel que la hace por su belleza.

“La Cúpula del Milenio llama la atención porque es muy llamativa en cuanto al tono de la misma. Se va coloreando de distintos tonos. Cuando hay algún evento cambia de color, con lo que en una misma noche puede pasar del color rojo al verde y posteriormente al azul, lo que dota de viveza a los edificios que tiene alrededor”, asegura la guía de la ruta, María Martín, que nos ha acompañado a lo largo de toda la semana y nos ha ido contando todos los pormenores de una ruta increíble.

Cúpula del Milenio, Ríos de Luz, Valladolid.
La Cúpula del Milenio

Tras comenzar en San Benito y andar por San Pablo, Teatro Calderón, iglesia de la Antigua, Pasaje Gutiérrez y Plaza Mayor, llegamos al final de la ruta, a un edificio como es la Cúpula del Milenio, conocida ya no solo a nivel local ni nacional, sino también europeo e internacional y que es el estandarte total y absoluto de este mágico transcurrir por las calles de Valladolid.

Situada junto al río Pisuerga, esta Plaza, con su Cúpula, pasa por ser un proyecto arquitectónico y paisajístico de vanguardia y, como hemos apuntado anteriormente, un icono urbano, social y medioambiental para la capital del Pisuerga.

La obra, que se comenzó a fraguar en 2008, empezó a materializarse en junio de 2010, y responde a un proyecto de un equipo multidisciplinar internacional que fue coordinado por el ingeniero Eduardo Sánchez.

Con una estructura metálica recubierta de un nuevo material ecológico, este edificio de 46,5 metros de diámetro y 15 metros de altura, fue creado con la intención de albergar ferias, congresos, actuaciones de teatro o conciertos o eventos deportivos tales como partidos de baloncesto, tenis o pádel.

Cúpula del Milenio, Ríos de Luz, Valladolid.
La Cúpula del Milenio con la luna al fondo

La Cúpula del Milenio utiliza modernas tecnologías para generar una gran parte de la energía que consume, principalmente por el material del que está recubierto que logra capturar el 90% de la luz solar, refrigerándose y calentándose por sí misma durante casi todo el año.

Este sorprendente emblema de la ciudad es el mejor final posible para una ruta, esta de Ríos de Luz, mágica, que sirve para conocer la belleza y la riqueza histórica y arquitectónica de una ciudad única como es Valladolid.

Recuerda los artículos anteriores:

  1. Ríos de Luz: la magia de la noche vallisoletana: aquí.
  2. Ríos de Luz I: el encanto de San Benito: aquí.
  3. Ríos de Luz II: la elegancia de San Pablo y entorno: aquí.
  4. Ríos de Luz III: el valor cultural del Teatro Calderón: aquí.
  5. Ríos de Luz IV: la tradición impoluta de La Antigua: aquí.
  6. Ríos de Luz V: la magia oculta del Pasaje Gutiérrez: aquí.
  7. Ríos de Luz VI: la atmósfera íntima de la Plaza Mayor: aquí.

No hay comentarios

Dejar respuesta