Ríos de Luz V: la magia oculta del Pasaje Gutiérrez

“El Pasaje Gutiérrez es el que más gusta al turista. Aunque solo esté el color azul y el blanco, como el propio lugar está pintado con los colores de las columnas, de noche saca un color espectacular que durante el día pasa desapercibido”, asegura María Martín, guía de Ríos de Luz, una de las rutas más bellas e importantes que nos podemos encontrar en la capital del Pisuerga.

Pasaje Gutierrez, Ríos de Luz, Valladolid
El Pasaje Gutiérrez es uno de los lugares predilectos de los turistas

Tras pasar por San Benito, San Pablo, Teatro Calderón y La Antigua, conviene recrearse en un lugar mágico, lleno de color y significado pero escondido, como este Pasaje Gutiérrez, que no es más que una galería comercial cubierta situada en las calles Fray Luis de León y Castelar.

Estas galerías surgen en París, como consecuencia de la Revolución Industrial del siglo XIX y fueron concebidas como pasadizos que servían de comunicación entre calles con grandes aglomeraciones y destinos a ampliar como espacio para el comercio. Cabe destacar que en nuestro país, los únicos dos ejemplos que se conservan son este del que estamos hablando, situado en la capital castellano y leonesa, y otro más en Albacete, conocido como el Pasaje de Lodares.

Fue construido, a instancias de Eusebio Gutiérrez, por el arquitecto Jerónimo Ortiz de Urbina en el año 1886 para comunicar las zonas de la Catedral y de la Plaza Mayor, conocidas en aquel siglo XIX por su progreso económico.

Pasaje Gutierrez, Ríos de Luz, Valladolid
Primer plano de la estatua que preside el Pasaje Gutiérrez

Consta de un balconcillo con el reloj situado a la salida hacia la Calle Fray Luis de León, mientras que las fachadas exteriores están construidas en ladrillo presentando antepechos de hierro forjado en los balcones. Las puertas de ingreso son de rejería y llevan la inscripción de las fechas de su construcción y del nombre de la galería: 1885-86 Pasaje Gutiérrez.

La galería se desarrolla en dos tramos, enlazados por una rotonda bajo una gran cúpula de cristal que cobija una escultura que trata de imitar el renacentista Mercurio de Juan de Bolonia, en una representación del Dios del Comercio.

La decoración pictórica y escultórica, con alegorías de las estaciones y el comercio, son claves para que todo turista que contempla esta construcción quede prendado por ella y para que el Pasaje Gutiérrez sea uno de los lugares más emblemáticos de Valladolid y de una ruta, esta de Ríos de Luz, que poco a poco va caminando hacia su final.

Recuerda los artículos anteriores:

  1. Ríos de Luz: la magia de la noche vallisoletana: aquí.
  2. Ríos de Luz I: el encanto de San Benito: aquí.
  3. Ríos de Luz II: la elegancia de San Pablo y entorno: aquí.
  4. Ríos de Luz III: el valor cultural del Teatro Calderón: aquí.
  5. Ríos de Luz IV: la tradición impoluta de La Antigua: aquí.

No hay comentarios

Dejar respuesta