Matallana abre camino formativo en la arqueología

La Diputación organiza el XIII Curso de Arqueología y Campo de Trabajo en la localidad

Visita a la excavación.

La provincia de Valladolid tiene innumerables tesoros a la vista pero también muchos ocultos bajo nuestros pies. Uno de los objetivos de la arqueología es recuperar lo que ocurrió en el pasado, sacar a la luz algunos de los elementos ocultos que nos pueden ayudar a entender cómo se vivía en esa misma zona hace cientos de años.

El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, acompañado por Germán Delibes, Catedrático de Prehistoria de la Universidad de Valladolid, ha visitado este martes el Campo de Trabajo del XIII Curso de Arqueología organizado conjuntamente por la Institución provincial y el Departamento de Prehistoria, Arqueología, Antropología Social y Ciencias y Técnicas Historiográficas de la UVA que se desarrolla en Matallana.

El curso tiene como objetivo proporcionar a los alumnos un primer acercamiento a la arqueología de campo y sus técnicas mediante la participación en una excavación arqueológica real combinada con clases teórico-prácticas sobre materias relacionadas con la disciplina.

Para ello, los participantes desarrollan un Campo de Trabajo en la excavación del recinto de fosos calcolíticos (2800 – 2500 a. C.) de El Casetón de la Era, ubicados en la Finca Matallana de la Diputación de Valladolid.  Estas excavaciones se completan con un conjunto de clases teórico – prácticas sobre diversas materias y técnicas relacionadas con la arqueológica. El curso se desarrolla en dos turnos. El primero de ellos se iniciaba el pasado 18 de julio y finalizará el 31 de julio, mientras que el segundo turno tiene lugar entre el 1 y el 14 de agosto. El número de alumnos inscritos en esta edición es de 25 en total, 9 en el primer turno y 16 en el segundo.

La Diputación de Valladolid recuperó en 2013 este curso, suspendido desde 2006, financiándolo íntegramente y subvencionando gran parte de la matrícula de los alumnos, que realizan una aportación individual de 200 euros. Esa cantidad da derecho, además de al contenido formativo del curso, a alojamiento con pensión completa en la Hospedería de Matallana, desplazamientos de ida y vuelta entre Matallana y Valladolid, materiales y seguros. La inversión total de la Diputación de Valladolid se sitúa en los 38.705 euros.

Por su parte, la Universidad de Valladolid asume la responsabilidad científica y la coordinación del curso, selecciona a los aspirantes, aporta además de los medios personales, la infraestructura de su laboratorio arqueológico y la documentación científica y bibliográfica necesaria para la adecuada realización de los trabajos. Una vez finalizado el curso redacta una Memoria Final en la que informa sobre los resultados de la intervención arqueológica, incluidas planimetrías digitalizadas, fichas de unidad estratigráfica, inventario fotográfico, tratamiento e inventario de materiales arqueológicos recuperados en los trabajos.

No hay comentarios

Dejar respuesta