Ríos de Luz II: la elegancia de San Pablo y entorno

Este prestigioso edificio es uno de los que más presumen los ciudadanos vallisoletanos

Después de hacernos una idea de esta maravillosa y espectacular ruta y de abrir el camino con San Benito, toca deslizarse un poquito dando unos cuantos pasos más para llegar a uno de los emblemas de la ciudad de Valladolid como es la iglesia de San Pablo que luce imponente, más aún de noche, en las calles de la capital.

San Pablo, Valladolid, Ríos de Luz
La magia de San Pablo, reconocida en todo el mundo

Este conocido edificio es el único vestigio del convento de dominicos, fundado en el año 1276 por doña Violante, la esposa de Alfonso X, y derruido durante la guerra de Independencia. En el solar resultante acabaría asentándose el actual instituto José Zorrilla.

La preciosa fachada es reconocida por su grandeza y fue ejecutada en su primera fase por Simón de Colonia que terminó la obra en 1500 y en la que se incluye el rosetón central destacando el relieve con la escena de la Coronación de la Virgen. La segunda, de diseño clasicista, ocupa la parte superior aunque también se emplearon algunas esculturas góticas.

En esta Iglesia fue bautizado Felipe II, lo que da más valor histórico aún a la construcción, lo mismo que hacen los edificios que se levantan a su alrededor, como el Palacio de Pimentel.

Palacio de Pimentel, otra joya, sede de la Diputación

Si San Pablo fue el lugar en el que Felipe II fue bautizado, el Palacio de Pimentel fue el de su nacimiento. En la actualidad, esta construcción es la sede de la Diputación Provincial de la capital del Pisuerga.

Pese a que la construcción del edificio comenzó en el siglo XV, a lo largo de la historia ha ido incorporando elementos de épocas posteriores hasta alcanzar el estado que conocemos hoy en día, remodelado por fuera y remozado por dentro.

Su iluminación cuando cae el sol llama mucho la atención por la virulencia con la que la luz impacta con un edificio que ya solo puede combatir en la guerra de la belleza pero que juntando fuerzas con San Pablo, luchando juntos, les hace invencibles.

Un delito no observar su belleza de noche.

Disfruta del reportaje Ríos de Luz: la magia de la noche vallisoletana: aquí.

Disfruta del reportaje Ríos de Luz I: el encanto de San Benito: aquí.

1 Comentario

Dejar respuesta