Quintanilla quiere llevar la música clásica a la milla de oro

El Ayuntamiento y la promotora de La Ribera Suena a Clásico han consolidado unas jornadas que esperan convertir en festival en un futuro a medio plazo

La Ribera Suena a Clásico se ha consolidado como una iniciativa cultural de primer nivel en la provincia. Las jornadas musicales reúnen a profesores de primer nivel internacional y a alumnos de varios países para formarse durante una semana en Quintanilla de Onésimo y ofrecer varios conciertos que reciben siempre un respaldo absoluto de los vecinos del municipio.

ribera suena clasico quintanilla valladolid 9La novedosa y exitosa iniciativa ha hecho que tanto el Ayuntamiento como la promotora de las jornadas, Consuelo Redondo, miren ya al futuro con optimismo y piensen en ampliar este proyecto a la milla de oro. Así lo explica el alcalde, Raúl Piquero, a Noticias Castilla y León; “vamos a ir viendo, dentro de un par de meses empezaremos a preparar las jornadas del 2017 y Consuelo que es la directora artística, es la que está en contacto en Alemania con sus profesores, nos irá proponiendo ideas, pero lo ideal sería poder ampliar las jornadas a un festival en la milla de oro, con Olivares, Peñafiel, Sardón, Valbuena… y hacer conciertos en las bodegas y los pueblos”.

“El progreso tiene que ser progresivo, no podemos pasar de un año a otro a ampliar el número de instrumentos por ejemplo, primero queremos tener un nombre e ir creciendo sobre seguro; además tampoco podemos traer aquí a 200 personas para hacer un festival de más tiempo, necesitamos la colaboración de toda la Ribera”, explica Consuelo Redondo, afincada en Alemania desde hace una década.

Los tres profesores, Andreas Krecher, Niklas Schwarz y Nikolaus Trieb, “son la clave, porque los alumnos les escriben porque quieren tocar para ellos en verano y perfeccionar su dominio del instrumento, por eso necesito que pasen años para que la Ribera Suena a Clásico sea más conocida y se consolide su nombre entre los músicos”, detalla Redondo.

Cuando hace algo más de dos años, Consuelo propuso esta idea al Ayuntamiento, Raúl Piquero era teniente de alcalde, “pero desde el principio nos pareció alucinante y dijimos que sí rápidamente porque la idea era estupenda”. Con la segunda edición en marcha (hay conciertos el sábado y el domingo), Raúl Piquero señala que nunca han tenido una gran ambición, “queremos que la gente que viene aquí disfrute, que se relacionen con la gente del pueblo, fomentar esa unión entre la música y el vino”. Un planteamiento que tampoco hace que sean insistentes en la búsqueda de patrocinadores y apoyos, “queremos que en vez de estar detrás de las instituciones para que colaboren, seguir trabajando y esperemos que ya vengan cuando tengamos un nombre, haciendo las cosas bien”.

No hay comentarios

Dejar respuesta