Javier Cruz muestra ‘El mosquito de Asimov’ en el Patio Herreriano

Una intervención que forma parte del proyecto LienzoMPH/TFAC

El Museo Patio Herreriano presenta la primera de las intervenciones resultado de la segunda convocatoria LienzoMPH/TFAC, “El mosquito de Asimov”, de Javier Cruz, que se puede ver desde este jueves hasta mediados de octubre.

El Herreriano ha seleccionado tres proyectos de esta convocatoria, valorando en este caso la singularidad de la propuesta en contrapunto con las otras dos y consideraron su reflexión específica sobre el muro (el LienzoMPH) en cuanto a concepto y soporte (y no tanto como superficie de representación).

Esta intervención, entiende el lienzo más como soporte que como espacio de representación. A través de gestos pictóricos reflexiona con diferentes textos sobre las implicaciones de ocupar un lugar en el espacio, ocupación única e irrepetible. Así lo explica su autor:

“El mosquito de Asimov da nombre a una intervención sencilla: imitar mediante dibujo una gran cantidad de manchas similares a las que quedan en las paredes cuando aplastamos a un mosquito. Esas manchas van a convivir con un texto, facilitado en la hoja de sala, que se compone de párrafos autónomos:

No se puede estar en todo. A ver, poderse se puede, pero no se puede estar en dos sitios a la vez. La diferencia fundamental entre los animales y las plantas es que nosotros tenemos que abandonar un lugar para ocupar otro. Escuché eso en algún sitio. Seguro que quien lo dijo ya no está ahí.

Los mosquitos aplastados no podrían volar si resucitasen. No serían ya la cuarta dimensión de nada. Pero revelan algo: que hubo un movimiento dentro de las tres dimensiones de un cubo. Atestiguan en la permanencia de sus cuerpos que alguien estuvo aquí matando, como se mata, inevitablemente, el tiempo.”

No hay comentarios

Dejar respuesta