Concha Velasco llega a Olmedo convertida en Juana de Castilla

En la noche del domingo tendrá lugar una de las representaciones más esperadas de Olmedo Clásico

Concha Velasco es uno de los nombres destacados de este Olmedo Clásico (Foto: Sergio Parra).

Olmedo Clásico vive este domingo su tercer día con una de las representaciones más esperadas, la de ‘Reina Juana’, el histórico papel de la hija de los Reyes Católicos encarnado por Concha Velasco. La expectación ha sido tan grande que es la primera función que agotó las entradas en la venta mancipada del festival.

El director de la obra, Gerardo Vera, explica que se trata de “un personaje que, de haberlo conocido Shakespeare, sería sin duda la protagonista de una de sus grandes tragedias. La tragedia de una mujer, hija de los Reyes Católicos, que se ve desde muy niña arrastrada vertiginosamente por todas las turbulencias, las intrigas políticas y religiosas de su época. Una mujer, una reina destrozada emocionalmente por sus grandes contradicciones, por su rebeldía, por su fuerte personalidad y por un enorme desequilibrio afectivo que cristaliza en ese paseo por el amor y la muerte que es su matrimonio con Felipe de Habsburgo”.

Ya desde su nacimiento fue recibida por los gritos de agonía de más de cien herejes que a esa misma hora morían quemados al pie de la ventana tras la cual la reina Isabel la Católica yacía atravesada por los dolores del parto. El perfume sangriento de la Inquisición dándole la bienvenida al mundo. La leyenda popular y el morbo enfermizo, acumulado en este país durante años alrededor de su personaje, ha sido inspiración para obras de teatro, series de televisión y películas.

Ernesto Caballero plantea desde reflexiones de una gran contemporaneidad todas las grandes preguntas de una época marcada por la intolerancia religiosa, la corrupción política y la ambición desmesurada de una monarquía absolutista cuyos ecos, por desgracia, aún resuenan en nuestros días. Y desde luego sin una grande de la escena española, Concha Velasco, que es la razón última de este entusiasmo que nos invade a todos.

No hay comentarios

Dejar respuesta