La semilla de los huertos vecinales en Valladolid comienza a enraizar

El Ayuntamiento y las asociaciones de vecinos ‘La Unión’, de Pajarillos, y ‘Los Comuneros’, de La Victoria, han firmado un acuerdo para la oficialización de los huertos ecológicos que los vecinos llevan tiempo autogestionando.

Firma del convenio con representantes de las asociaciones de vecinos de La Victoria y de Pajarillos.

Hace años que algunas de las asociaciones de vecinos de Valladolid se lanzaron a la aventura de los huertos ecológicos autogestionados en parcelas que el Ayuntamiento tenía abandonadas. Es el caso de ‘Los Comuneros’, de La Victoria, y de ‘La Unión’, de Pajarillos, que este jueves han firmado convenios con el Consistorio para darle rango oficial al trabajo que estos colectivos llevan años realizando en el entorno vecinal.

Unos acuerdos, que tienen dos años de vigencia y que autorizan al vecindario a ocupar unos solares abandonados para crear huertos urbanos de carácter comunitario y con diferentes actividades sociales, educativas o culturales.

“Con esta firma formalizamos una situación que tenía que haberse hecho hace mucho tiempo”, ha explicado María Sánchez, concejal de Medio Ambiente, quien considera que ambas asociaciones realizan una labor social y ecológica “encomiable”.

La edil ha puesto de relieve que la labor vecinal en estos huertos ecológicos “va más allá” del autoconsumo y la agroecología, sino que realizan una labor educativa y social en los barrios. “Es una forma de hacer ciudad desde los propios vecinos”, ha matizado Sánchez, que ve en esta firma como “símbolo del nuevo Ayuntamiento para acercar posturas con los colectivos y personas que trabajan de manera desinteresada y altruista por la ciudad”.

Una situación que también reconoce Santiago Campos, de la ‘Huerta sin puerta’ de la Asociación de Vecinos ‘Los Comuneros’ al afirmar que con esta firma “nos sentimos un poco más Ayuntamiento y el Ayuntamiento se siente un poco más vecino”.

Y es que con este convenio se reconoce el trabajo de los desinteresados hortelanos durante años, así como la conversión de espacios abandonados en lugares de encuentro entre vecinos. “Se fomenta la convivencia vecinal”, ha afirmado, además de que demuestra que “tenemos capacidad de autogestionar y de actuar para mejorar el espacio urbano”.

Los convenios acuerdan que los vecinos deben velar por el cuidado y correcta conservación del solar, asegurándose de adoptar todas las medidas de seguridad que sean necesarias para garantizar la seguridad de las personas y del material y las que fueren requeridas de acuerdo a la normativa vigente.

Mientras que las obligaciones del Ayuntamiento se circunscriben a facilitar una toma de agua de riego, con el compromiso de los usuarios de utilizarlo con eficiencia.

Como ha explicado María Sánchez, la idea es que estos convenios se hagan también efectivos con las asociaciones de vecinos de Rondilla, Villa del Prado y del barrio Belén. En el caso de las dos últimas, los terrenos que ocupan son propiedad de la Diputación, en el primer caso, y de la Universidad de Valladolid, en el segundo. Por ello, desde el Ayuntamiento mandará este convenio firmado hoy para ver si ambas administraciones aseguran esa utilización ecológica de los terrenos.

Como imágen de este “nuevo camino”, los representantes de ambas asociaciones de vecinos han entregado al alcalde, Óscar Puente, un lote de semillas recolectadas y crecidas en la ‘Huerta sin puerta’ de La Victoria “como símbolo de la expansión de los huertos urbanos”.

No hay comentarios

Dejar respuesta